Afrontar la infertilidad en pareja

afrontar la infertilidad

Afrontar la infertilidad en pareja no es asunto sencillo. Esta historia que nos ha hecho llegar Pedro ( nombre ficticio), os puede ayudar a afrontarla.

La sala de espera, desolada, está más fría que nunca. Pedro acaricia suavemente la mano de Elena, su pareja, mientras intenta buscar una respuesta a sus pensamientos, pero no consigue descifrar qué esconden sus ojos.

Una retahíla de emociones lo deja confundido, una mala premonición no lo ha dejado en todo el día. Su intuición no le engaña; de repente, sus pensamientos se ven interrumpidos por las palabras del asistente del médico, que les invita a pasar.

La noticia y la decisión

En el escritorio se puede ver un sobre blanco que pone fin a una serie de exámenes cuyo resultado indica si podrán convertirse en padres algún día. Pedro mira a Elena con cariño y le dice al oído: “No importa lo que ocurra, vamos a estar juntos”. El doctor les da la mano y comienza a enseñarles que, de acuerdo con las muestras que obtuvieron de ambos, no pueden ser padres.

Elena se queda estupefacta. ¿Qué es lo que había hecho mal? ¿Qué hacía ahora todos sus sueños? ¿Qué pensaría Pedro? Las lágrimas empiezan a brotar de sus ojos. Pedro toma su mano con fuerza; tenía razón. Ambos prefieren no saber quién es el que tiene el problema de fertilidad, pues no es importante. El amor prevalece y han de pasar esta prueba de la mejor forma.

La crisis

El doctor informa de la profunda crisis que pueden empezar a vivir. Les explica que pueden empezar a sentir estrés, ansiedad, sentimientos de culpa, aislamiento social. Por consiguiente, es importante que, si en algún momento se ven superados, vayan a un especialista para que les ayude.

El redescubrimiento

Les habla de la tarea que tienen ambos por delante: redescubrirse. Conocer de nuevo el placer del encuentro íntimo, olvidando las presiones de la búsqueda de su fertilidad. Elena se sonroja, pues hace mucho que no hacen el amor con libertad. Últimamente todo lo han planificado y calculado en torno al ciclo menstrual, casi de forma obsesiva. Y Pedro no puede acordarse de cuándo fue la última vez que se dijeron un piropo.

El doctor les indica que todo tiene que comenzar de nuevo ahora. Con detalles, como si acabaran de hacerse novios y empezaran a coquetear.

Otras vías

Pedro y Elena hablan con el médico de otras opciones para ser padres: reproducción asistida, fecundación in vitro y adopción. Ambos respiran profundamente, ya que no les habían planteado estos términos anteriormente. Se les invita a pensarlo, dejándoles abiertas las puertas para que resuelvan cualquier duda.

De vuelta en casa, Elena no deja de mirar a José. Piensa cómo habría sido un hijo de los dos, a quién se parecería. Pero José interrumpe sus pensamientos y le dice: “Lo importante es que estamos juntos, no importa qué camino vayamos a tomar”.

Port Relacionados

Deja tu comentario

Debes estar conectado para dejar un comentario.
Share This
Contacto

¿Cuando te llamamos?

Quiero:

Acepto Condiciones legales