Cómo entender un seminograma

seminograma

Cuando una pareja va a un especialista en reproducción asistida, lo primero que hay que hacer es un diagnóstico de su fertilidad. En ese momento, importan los dos miembros de la pareja, pues tan relevantes son los exámenes médicos que se hagan a la mujer como al hombre. El seminograma o análisis de semen es la prueba masculina más habitual.

El seminograma es un estudio básico de una muestra de semen que se ha logrado por eyaculación. Ésta ayuda a definir el potencial fértil y calidad del esperma del hombre de acuerdo con los valores de referencia de la Organización Mundial de la Salud, establecidos en el año 2010.

Cómo entender un seminograma de manera correcta:

1. Confirmación de resultados

Lo primero es tener claro que los resultados varían de una prueba a otra. Por este motivo, hay que hacer un segundo análisis un mes y tres meses después del primero. Así se pueden confirmar si los resultados son positivos o no.

2. Valores de referencia

Los valores de referencia en el seminograma son estos:

  • Volumen: se considera que un eyaculado tiene una cantidad de esperma normal cuando ésta es igual o superior a 1,5 mililitros.
  • pH: se refiere a la alcalinidad o acidez de la muestra. Debe ser superior o igual a 7,2. Las alteraciones podrían indicar una disfunción en la próstata o en las vesículas seminales.
  • Concentración de espermatozoides: número de espermatozoides por mililitro. Tiene que haber unos 15 millones o más en cada mililitro.
  • Número de espermatozoides: debería haber al menos 39 millones de espermatozoides. La concentración espermática, sin embargo, es un dato más importante.
  • Movilidad: la movilidad de los espermatozoides, que se pueden clasificar en tres tipos: movilidad progresiva, no progresiva e inmóviles. El 32% de ellos deberían presentar una movilidad progresiva.
  • Vitalidad: el porcentaje de espermatozoides vivos debe ser igual o mayor del 58%.
  • Leucocitos: no debería haber más de un millón de leucocitos o glóbulos blancos por mililitro.

También se tienen en cuenta elementos como la morfología (al menos el 4% de los espermatozoides deben tener una forma normal), el aspecto (la muestra tiene que ser homogénea y el color gris-opalescente) y la viscosidad (cuando es muy alta, puede dificultar la movilidad de los espermatozoides).

Es importante acordarse que aunque los resultados no son siempre satisfactorios, hay posibilidades de conseguir el embarazo, aunque sean más bajas. Un seminograma normal tampoco garantiza el embarazo.

Deja tu comentario

Debes estar conectado para dejar un comentario.
Share This
Contacto

¿Cuando te llamamos?

Quiero:

Acepto Condiciones legales