El cultivo a blastocisto

cultivo a blastocito

Gameto, óvulo, espermatozoide, blastocisto embrión.. ¿a qué nos referimos? Hoy te explicaremos en qué consiste el cultivo a blastocito, esa palabra que has leído u oído en los tratamientos de fecundación in vitro.

Llamamos blastocisto al embrión cuando pasan 5 días de la fecundación del óvulo por acción del espermatozoide. Durante este período, el embrión ha empezado a diferenciarse a nivel celular, pudiéndose ver ya una masa celular interna, que da lugar a la formación del feto, así como la capa celular que va a formar la placenta.

La mejora de los protocolos de calidad en los laboratorios de embriología ha facilitado que actualmente cada vez haya más centros de reproducción asistida como el nuestro que incorporan el cultivo a blastocisto en sus prácticas más habituales, ofertando una alternativa a las parejas que están buscando un hijo.

Para poder hacer una transferencia de blastocistos, los embriones deben permanecer en cultivo dentro de un incubador por al menos 5 días, en vez de los 2 o 3 días habituales. Además, el embrión tiene unos requerimientos nutricionales distintos, por lo que se hace necesario emplear medios de cultivo concretos para esta etapa de desarrollo. El procedimiento para hacer esta transferencia es igual a la que se hace cuando el embrión se encuentra en día 2 o 3.

Entre las ventajas de tener el cultivo del embrión a blastocisto, se puede destacar la mayor capacidad de evaluación de la calidad embrionaria de acuerdo con los embriólogos. Como se permite más tiempo de crecimiento en cultivo, se puede evaluar por más tiempo la capacidad de desarrollo de los embriones. Es importante señalar que el cultivo a blastocisto no hace que mejore la calidad del embrión, sólo permite una mejor selección embrionaria.

La transferencia de blastocistos ofrece una alternativa a las parejas que no quieren tener un embarazo múltiple por recomendación del médico, puesto que la mejor selección previa facilita la transferencia de un solo embrión con más probabilidades de éxito.

También es útil en casos donde la calidad del espermatozoide no es la más adecuada, ya que la expresión génica paterna se activa durante el tercer día de desarrollo embrionario. Otra ventaja es la receptividad endometrial durante el quinto día post-función ovárica si lo comparamos a hacer la transferencia en el segundo o tercer día, además de que hay un mayor potencial implantatorio del propio embrión si se ha desarrollado a blastocisto.

No obstante, el cultivo a blastocisto resulta un procedimiento más caro que el cultivo hasta el día 2 o 3 y hace falta un buen laboratorio y personal preparado para que el procedimiento sea exitoso.

Deja tu comentario

Debes estar conectado para dejar un comentario.
Share This
Contacto

¿Cuando te llamamos?

Quiero:

Acepto Condiciones legales