Embriones congelados ¿qué hacemos con ellos?

Cuando firmáis el documento de consentimiento de un tratamiento de fecundación in vitro, tenéis que decidir el destino que se dará a los embriones congelados que no hayáis utilizado. Y aparecen un  millón de dudas.

El por qué de los embriones congelados

Para empezar, por qué se congelan los embriones? Pues por diversas razones, puede que te hayas hecho un tratamiento de fecundación in vitro (FIV) y que finalmente se hayan conseguido 4 embriones con posibilidad de éxito, de buena calidad. Y ahora qué hacemos? En España la ley permite realizar la transferencia de un máximo de 3 embriones juntos. Por lo que los embriones que no se transfieren, se congelan para poder aprovecharlos en el futuro. 

Cada vez más los centros de reproducción asistida recomendamos transferir un único embrión, el de mejor calidad y que  haya llegado a 5º día de vida, es lo que llamamos estadio de Blastocisto. Está demostrado que transferir más embriones no es garantía de embarazo.

También se opta por la congelación de los embriones cuando ha habido una hiperestimulación ovárica, y sería peligroso en ese momento un embarazo. Se opta entonces por hacer la transferencia en un ciclo posterior, una vez la SHO haya pasado

¿Donde y cómo se guardan los embriones congelados?

Los embriones se guardan en los tanques del  laboratorio, donde están almacenadas otras muestras de esperma y óvulos. Siempre en nitrógeno líquido, que los conserva a -196 grados.

Los embriones han pasado previamente un delicado proceso. Se les sumerge en distintas soluciones crioprotectoras, para que al congelarse y descongelarse no se formen cristales y se rompan. Posteriormente se introducen en unas pajuelas, donde están etiquetados para saber dónde está cada embrión. Permanecen congelados los años que queramos. Con la introducción de la técnica de la vitrificación, los resultados han mejorado enormemente y la calidad de los embriones tras la descongelación está por encima del 90% de supervivencia.

¿Qué hacer con  los embriones congelados?

En el momento de firmar el consentimiento tenéis que decidir el futuro de esos embriones congelados, una vez finalizado vuestro proyecto de reproducción. Si la mujer no superaba los 35 años cuando se extrajeron los óvulos, podéis optar por la donación con fines reproductivos. Es decir, permitir que otra mujer sea receptora de esos embriones fecundados. En caso que ese embarazo prosperase, no tendrías ningún derecho ni vinculo con la mujer gestante. Se trata de una donación altruista y anónima.

Otro destino de los embriones, obligado si la mujer supera los 35 años, es la investigación. El centro ha de estar autorizado por la autoridad sanitaria competente para poder utilizarlos en investigaciones en reproducción asistida.

Y finalmente, podéis optar por dejar de conservarlos, es decir que se destruyan.

Deja tu comentario

Debes estar conectado para dejar un comentario.
Share This
Contacto

¿Cuando te llamamos?

Quiero:

Acepto Condiciones legales