Hijos nacidos mediante donación de esperma u óvulos: ¿Cómo le explico su origen biológico?

La principal preocupación de las personas o parejas que, irremediablemente tenéis que acudir a una donación de semen o de óvulos para ser padres o madres, es cómo afectará a vuestro hijo o hija.

Hace años se mantenía en secreto, era un tabú. Sin embargo, hoy en día ante la diversidad familiar, el origen biológico de nuestros hijos ha perdido importancia.

Es muy normal que te inquiete y que tengas miedos, pero no por ello es mejor mantenerlo en secreto. Los psicólogos recomiendan contarle al niño sus orígenes, pues ocultárselo puede comportar una pérdida de confianza y acarrear consecuencias negativas en el vínculo padres-hijos.

A partir de los 3 años es cuando los niños empiezan a hacer preguntas sobre dónde vienen los bebés, cómo llegó a la barriga de mamá, etc. Es así como la criatura empieza a crear su identidad y la imagen de sí mismo y los demás. Por ello es recomendable empezar a hablarle de sus orígenes cuando empiecen a preguntar, siempre adaptando el contenido a su nivel cognitivo y madurez emocional. Haciéndolo de esta forma, según vaya creciendo el niño irá pautando el ritmo al que puede ir entendiendo las respuestas que le den los padres.

Existe libros y cuentos infantiles sobre reproducción asistida que pueden ayudaros. Para quienes precisáis de un donante de semen, Mamá y Papá sueñan con un Bichito de Luzos ayudará a explicar a vuestro hijo/a cómo ha sido concebido, un relato que a lo largo de los años podréis adaptar a la edad o la curiosidad que manifieste la criatura.

Para explicar la donación de óvulos, Un regalo de vida chiquititito, un cuento de donación de óvulos, donde los protagonistas son una pareja de conejos que tiene su propio bebé por medio de la ovodonación.

El niño puede reaccionar con curiosidad, enfado, apatía, pena, desconcierto, etc. Lo importante es transmitirle nuestro cariño y responder a todas sus preguntas, en caso que las haga. Es importante que perciba que nos encontramos cómodos hablando de sus orígenes.

Si ves que tienes problemas o que necesitas trabajar este tema, te recomendamos que lo hagas durante el proceso de embarazo o en los primeros años de la criatura. En nuestra unidad de apoyo psicológico podemos ayudarte a gestionar ésta y otras cuestiones que puedan surgirte a lo largo del proceso de reproducción asistida.

Ten muy presente que el vínculo con vuestros hijos no es biológico, es principalmente de cariño, de cuidado y de confianza. Mediante la convivencia diaria el niño integra y elabora la información, forjando su propia identidad gracias a sus padres, quienes le irán proporcionado cosas muy valiosas: información sobre sí mismo, apoyo en sus momentos de duda, respeto y, lo más importante, una relación sincera y de confianza con su madre y/o padre.

Es importante entender que la carga genética de una persona sólo es el inicio del proceso de su desarrollo y no determina sus características esenciales: sus gustos, su forma de pensar,  relacionarse, sentir o actuar, que finalmente constituyen quienes somos. La “verdadera familia” de un niño es aquella que le ayuda a desarrollar estas características a lo largo de la vida, mediante los afectos, la transmisión de valores y la educación y no la que aporta la carga genética.

Deja tu comentario

Debes estar conectado para dejar un comentario.
Share This
Contacto

¿Cuando te llamamos?

Quiero:

Acepto Condiciones legales