La decisión más difícil: aceptar que necesitas una donación de óvulos

aceptar donación óvulos

Uno de los temas más delicados en nuestra consulta es cuando tenemos que plantear la donación de óvulos. Se trata de un asunto delicado. 

 Tenemos que empezar por utilizar la palabra correcta: no denominarlo donación de óvulos, sino recepción de óvulos.

Ovodonación: donación de óvulos

Hoy día, por varias circunstancias, la donación de óvulos se utiliza cada vez más. Las parejas llegan a la búsqueda del embarazo más tarde, lo que no ayuda, puesto que la reserva ovárica de la  mujer está más disminuida.  Además el estrés, la mala alimentación y un entorno cada vez más tóxico, también afectan negativamente a la producción de óvulos.

Por estas razones y otras, cada día más mujeres recurren a la recepción de óvulos de una donante. Más allá de lo que el tratamiento implica, en el Centro de Reproducción Asisistida Sagrada Familia, lo que nos preocupa es el estado anímico de nuestras pacientes. Qué pasa por la cabeza y el corazón de la persona cuando se tiene que tomar esa decisión difícil.

Lo primero sería decir que someterse a una donación de óvulos no es algo agradable. A la mujer no le gusta renunciar a sus genes. Es por este motivo que es una de las decisiones más difíciles por las que muchas valientes tienen que pasar. Dentro de unos años, todo se irá normalizando y la recepción de óvulos probablemente se convierta en una técnica más aceptada.

Hay temas que son muy polémicos, como la confusión y los sentimientos opuestos. Lo importante, sin embargo, es que entendamos qué pasa en nuestro mundo interior cuando se recibe la noticia de que para poder estar embarazada te hacen falta los óvulos de otra mujer. Es habitual que todos los fantasmas de nuestra vida surjan ante esta noticia.

Un estudio científico descubrió que el embrión compartía material genético con la madre, incluso antes de implantarse en el útero. O sea, aunque el óvulo sea donado, el embrión va a llevar de todos modos una parte del material genético. Un punto importante que hay que entender es cómo el útero puede modificar los genes del embrión.

Debemos entender que la naturaleza es algo maravilloso. Se haga ovodon, o se adopten embriones, o hagamos lo que nos dé la gana. La naturaleza es potente. Nuestra mente tiene una enorme capacidad de hacer cosas. El comportamiento y la educación es lo más importante a la hora de educar a un niño

Al final, no se puede decir otra cosa que cuando se recibe una célula de otra mujer se trata de una simple anécdota, un hecho insignificante. Llega un momento en el que la mujer que recibe el óvulo se siente totalmente madre de esa criatura que tiene en sus brazos  y que va a ayudar a crecer a lo largo de su vida. Porque, aunque ahora mismo no te lo parezca, la maternidad es un largo camino, mucho más que este “eterno” tratamiento de reproducción asistida por el que estas pasando. La recompensa es infinita, confía en ello. 

Port Relacionados

Deja tu comentario

Debes estar conectado para dejar un comentario.
Share This
Contacto

¿Cuando te llamamos?

Quiero:

Acepto Condiciones legales