La dieta contra la endometriosis

 dieta contra la endometriosis

 

La endometriosis es la tercera causa de infertilidad en la mujer. Entre el 30 y el 50% de las mujeres que son infértiles la padecen. Desafortunadamente, a día de hoy no se conoce qué la causa y tampoco existe una cura. Sin embargo, mediante una dieta contra la endometriosis  podemos mejorar algunos de sus síntomas, como los fuertes dolores durante la menstruación o el dolor pélvico crónico.

A día de hoy se considera una enfermedad de causas desconocidas y para la cual no existe cura. No obstante, a través de la alimentación se puede contribuir a mejorar algunos de los síntomas de la enfermedad y, con ello, la calidad de vida de la paciente. Siguiendo unas determinadas pautas de alimentación, se pueden mejorar muchísimo sus síntomas.

 

La dieta contra la endometriosis

Primero de todo, indicar que no existen “listas cerradas” y no debemos pensar que nos irá bien si nos ceñimos estrictamente a listados de alimentos que benefician/perjudican a la endometriosis. No a todas las mujeres con endometriosis les van bien todos los alimentos.Es mucho más complejo y te aconsejamos que visites primero a un nutricionista especialista en endometriosis. La única forma de constatar qué alimentos van mejor o peor a cada paciente es, mediante control del especialista,

Dicho ésto, podemos afirmar que sí hay síntomas de la endometriosis que se pueden mejorar o evitar con una buena alimentación. Por ello, una dieta antiendometriosis debe basarse en:

  • Seguir una dieta saludable, equilibrada y a evitar los alimentos procesados cargados de sustancias químicas.
  • Evitar alimentos que incrementen la producción de prostaglandinas de serie 2, y  potenciar las de serie 1 y 3.
  • Evitar alimentos que contengan estrógenos o promuevan su formación, y  elegir alimentos que ayuden a regular sus niveles.

Seguir la dieta correcta puede ayudarte a minimizar el desajuste hormonal, la inflamación abdominal, el dolor o los problemas digestivos que provoca la endometriosis.

Las prostaglandinas

Las prostaglandinas son lípidos (grasas) que el cuerpo produce a partir de otros ácidos grasos que obtenemos al ingerir determinados alimentos. Existen de tres tipos: las prostaglandinas de serie 1 y 3 que tienen efectos antiinflamatorios y las de serie 2 que son las causantes de muchos de los síntomas de la endometriosis  como los cólicos, la contracción de la musculatura, inflamación, etc.

Mediante un un control de nuestra dieta podemos combatir el dolor reduciendo la formación de prostaglandinas “malas” -de serie 2- en el organismo y, al mismo tiempo, debemos potenciar el consumo de alimentos que promueven la formación de las prostaglandinas “buenas”, de serie 1 y 3. En cualquier caso, lo recomendable,  es que “haya un equilibrio entre ellas”.

Un déficit de vitamina C, B12 y fibra, la resistencia a la insulina y un consumo elevado de grasas -saturadas y trans- predisponen a tener las prostaglandinas deserie 2 elevadas. Nos referimos a alimentos inflamatorios como son el aceite de girasol y de maíz, carnes rojas, embutidos y vísceras, leche entera y condensada, mantequilla y nata, queso y la yema de huevo, etc. También debes controlar el consumo de azúcares refinados, cereales refinados, bollería, cafeína, té, bebidas energéticas, entre otros.

Los estrógenos

El exceso de estrógenos induce al crecimiento de implantes de tejido endometrial fuera del útero. Los estrógenos son unas hormonas sexuales esteroideas, principalmente femeninas, que se producen en los ovarios y en las glándulas suprarrenales. Entre sus múltiples funciones, influyen en el metabolismo de las grasas y el colesterol de la sangre. De ahí la importancia de  reducir la cantidad de estrógenos.

Para controlar los niveles de estrógenos, debemos evitar consumir en exceso alimentos que contengan estrógenos o que estimulen la producción de esta hormona en nuestro organismo. Un error habitual es querer reducir la inflamación mediante la substitución de la leche de vaca por leche de soja. Es contraproducente, ya que se puede producir una elevación de los estrógenos.

En el control de los estrógenos, tiene un papel clave la histamina. Cuando el cuerpo fabrica demasiada histamina, se produce un exceso de estrógenos. Para reducir la concentración de estrógenos y la liberación de histamina, se recomienda controlar el consumo de bebidas alcohólicas, berenjenas, jamón serrano, marisco, mostaza, pescado ahumado y seco, atún, queso curado, embutidos, té, tomates y vinagre.

El trigo es uno de los cereales más refinados e inflamatorios, por ello es aconsejable prescindir de él en nuestra dieta o reducir su consumo lo máximo posible. Es conveniente substituirlo por cereales no refinados como los integrales.

En tu dieta debes potenciar el consumo de productos ecológicos, cereales integrales, frutos secos, alimentos vegetales en abundancia, legumbres como fuente de proteína e hidratos de carbono, y aceite de oliva – virgen extra – como única fuente de grasa.

Dieta sin gluten

Aunque no se puede afirmar que exista una relación directa entre la enfermedad celíaca y la endometriosis, existen estudios que revelan que tras una dieta sin gluten durante 12 meses, se reducen los síntomas de la  endometriosis. En cualquier caso, no se trata de eliminar el gluten por completo de la dieta, ya que llevar una dieta sin gluten está indicado únicamente para aquellas personas a las que les hayan diagnosticado la enfermedad celíaca.

Antes de iniciar cualquier dieta, consulta con un nutricionista especialista en endometriosis.

El punto de partida en el tratamiento es hacer una “limpieza” durante dos semanas de los alimentos considerados perjudiciales. Si se observa una mejoría, el especialista en nutrición y endometriosis decidirá si seguir en esa línea y/o emprender otras acciones.

La alimentación y la dieta es uno de los factores de una enfermedad que precisa un abordaje multidisciplinar. Por ello, en CRA Clínica Sagrada Familia,  la consulta con una dietista especializada en nutrición en la mujer se enmarca dentro de la Unidad especializada en endometriosis, donde un equipo multidisciplinar de radiólogos, ginecólogos, cirujanos y urólogos que proporciona una atención individualizada adaptada a las características de cada mujer.

Port Relacionados

Deja tu comentario

Debes estar conectado para dejar un comentario.
Share This
Contacto

¿Cuando te llamamos?

Quiero:

Acepto Condiciones legales