La infertilidad de origen desconocido

La infertilidad de origen desconocido se refiere aquellas parejas que, tras someterse a los estudios de infertilidad, el equipo médico llega  llega a la conclusión de que no hay ninguna razón por la que las no puedan producirse la concepción, pero sin embargo lo cierto es que no se quedan embarazados.

Las pruebas de fertilidad que se llevan a cabo son un estudio hormonal en el tercer día del ciclo de la mujer, estudios de enfermedades transmisibles, ecografía vaginal, seminograma y histerosalpingografía. A algunas personas también les hacen un cariotipo. Sin embargo, en el caso de la infertilidad de origen desconocido ninguna de estas pruebas da a entender que la mujer o no pueda quedarse embarazada.

Se calcula que el 20-25% de las parejas que tienen este tipo de infertilidad, pero también hay un porcentaje similar de parejas que no se han estudiado con la suficiente profundidad.

Infertilidad de origen desconocido y estudios

Muchas de estas situaciones se podrían entender mejor si se llevaran a cabo estudios más en profundidad. En los centros públicos, sin ir más lejos, no se mira la reserva ovárica mediante la hormona antimulleriana y debería hacerse con esa hormona en la mayoría de los casos. En otros centros no se mide la progesterona en la segunda parte del ciclo.

Otro estudio que se realiza de manera rutinaria en muchas ocasiones es la histerosalpingografía, que consiste en una prueba para averiguar si las trompas son permeables o ver la forma del útero. También se hace una ecografía vaginal para comprobar que el útero y ovarios se encuentran bien. No obstante, hay que saber que nos aporta mucha información, pero no toda la necesaria para determinar que esa infertilidad es de origen desconocido. Muchas mujeres piensan que con una ecografía sabrían si tienen endometriosis, pero no es realmente así.

Cuando la endometriosis se encuentra en el ovario y forma un quiste, se puede ver, pero cuando no se encuentra en el ovario, sino en las trompas, o la cavidad abdominal, la ecografía no lo muestra.

Por otro lado, al hombre se le hace un seminograma, para determinar qué cantidad de espermatozoides tiene por mililitro cúbico, qué forma tienen y cómo se mueven los espermatozoides. Esto es un estudio muy básico, ya que no se observa qué sucede dentro del esperma, cosa que es esencial. El material genético puede estar alterado o el ADN fragmentado. Estas son razones por las que puede que no se produzca un embarazo, pero que generalmente no se estudian.

Ahí reside que muchos de los casos se diagnostiquen como infertilidad de origen desconocido. Pero siempre hay una razón por la que no se puede producir un embarazo, sea biológica o psicológica.

Si quieres una segunda opinión, llámanos al 93 51 17 100 y concertaremos una visita gratuita.

Deja tu comentario

Debes estar conectado para dejar un comentario.
Share This
Contacto

¿Cuando te llamamos?

Quiero:

Acepto Condiciones legales