Lo que nos enseñásteis sobre el embarazo tras la infertilidad

Portrait Of Happy Beautiful Mother And Cute Newborn Baby Girl

Hay días que eres emocionalmente una ruina. Tras leer una infinidad de libros sobre el embarazo y ser “mejores amigos para siempre” con el Doctor Google, empiezas a preocuparte. A veces que crees que tienes “trastorno de estrés postraumático a causa de la infertilidad”,  sin minimizar la experiencia de alguien que ha sufrido el trastorno real.

Aquí hay algunas cosas que hemos aprendido acompañando a mujeres como tú en su camino hacia la maternidad asistida:

No estás fuera de peligro después del positivo en embarazo.

En la neblina de la infertilidad, es fácil idealizar cómo serán las cosas una vez que la prueba del embarazo resulta positiva y se materializa. Pero el embarazo trae consigo un nuevo conjunto de preocupaciones, sobre todo cuando no puedes desquitarte la paranoia y las inquietudes que acompañan a la infertilidad. “¿Funcionará esta transferencia de embriones?” se convierte en “¿Habrán ido bien los resultados de la amniocentesis?”

En cada ultrasonido, contienes ansiosamente la respiración hasta que ves el latido del corazón de cada bebé, y revisas por segunda vez su bienestar después de cada cita (acudiendo al Doctor Google). A veces parece una carrera a contrarreloj, tratando de golpear cada nuevo hito que te llevará un paso más cerca del bebé. También es difícil permitirte a ti misma planificar el futuro o comprar cualquier cosa, tratando de acallar la voz de tu cabeza que te recuerda que quizás no haya un final feliz.

Estás un poco reticente a compartir tu alegría con el mundo.

Uno de los secretos feos de la infertilidad es que casi todo el mundo hace una especie de desintoxicación de los medios sociales para evitar lo que es un constante bombardeo de anuncios de embarazo, fotos de la escuela y muchos otros recuerdos. Quizás les “escondas” la noticia a algunas personas en Facebook, porque a veces resulta demasiado doloroso. Además, es un poco extraño la primera vez que utilizas las palabras “estoy embarazada”. Como si decirlo en voz alta pudiera conllevar mala suerte.

La infertilidad es una hermandad.

Cuando hayas conseguido un embarazo, seguirás ligada emocionalmente a todas aquellas mujeres que conociste en tu centro de infertilidad y a toda aquella que te comente que tuvo que recurrir a la reproducción asistida para ser madre. Es difícil de olvidar todo por lo que estás pasando. Te identificarás con las mujeres que consiguen ser mamás y te dolerá el corazón cada vez que leas sobre un resultado negativo, un aborto involuntario o cualquier otro contratiempo.

La gratitud y fascinación que sientes son abrumadoras.

Cuando pasas meses y años tratando desesperadamente algo con todo tu ser, realmente es como un milagro cuando da su fruto. Habrá días difíciles y un montón de retos. Y nunca habrá un momento más dulce que cuando escuches esa pequeña palabra mágica por primera vez: “Mamá”.

Port Relacionados

Deja tu comentario

Debes estar conectado para dejar un comentario.
Share This
Contacto

¿Cuando te llamamos?

Quiero:

Acepto Condiciones legales