Romper el silencio de la ovodonación

Ser madre con óvulos de otra mujer es, para muchas mujeres, el último camino posible hacia una maternidad biológica. A pesar de que la ovodonación es una técnica cada vez más frecuente, todavía se mantiene en secreto. Pero lo cierto es que un de cada tres niños nacidos por reproducción asistida en toda España lo son por donación de óvulos, según se recoge en el último registro de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF).

¿Por qué este silencio? Porque el conflicto emocional para la madre es fuerte. El temor – irracional – de pérdida o no reconocimiento como madre la supera. También pesa el estigma social de la “infertilidad”, algo que carece sentido, pues cada vez más mujeres y parejas tienen problemas de fertilidad y, a juzgar por las cifras registradas en la SEF, sube al mismo ritmo que las mujeres retrasan la maternidad, ya que la mayor parte de las receptoras rondan los 40 años o más.

Algunos expertos recomiendan explicar temprano al hijo cómo ha sido su proceso de gestación. Hay libros que ayudan en esta tarea, como  Un regalo de vida chiquititito, un cuento de donacion de óvulos, para niños a partir de 3 años. Otras madres prefieren esperar hasta los 8 años, cuando su hijo o hija ya tiene la madurez necesaria para entenderlo.

Es importante transmitirle nuestro gran deseo de ser su madre, y explicarle el porqué tuviste que recurrir a los óvulos de otra mujer. El vínculo maternal no es biológico, se construye a partir del momento que el embrión empieza a crecer en tu vientre y se hace fuerte cada minuto que pasas con tu bebé, cada noche que te levantas a darle el pecho, con cada abrazo y con cada sonrisa compartida.

Es normal que tenga curiosidad por la donante, como la tienen los niños nacidos con donante de esperma, pero ello no implica que vuestro vínculo materno-filial peligre.

Algunas parejas prefieren no explicar la ovodonación, algo que muchos expertos consideran un error, pues si el hijo o hija llega a descubrirlo, puede ser una gran traición a la confianza entre padres e hijos. En cualquier caso, se trata de tu decisión y nadie te ha de decir cómo debes actuar.

 

% Comentarios (2)

Es un duro golpe para la mujer el tener que descartar la opción de ser madre biológica de su hijo, es necesario afrontar una especie de duelo, aún más pronunciado si cabe si la mujer nunca ha sido madre anteriormente. Una vez superado éste, la ovodonación se acepta como una opción totalmente válida. En cuanto a decirlo o no, es muy respetable, lo cierto es que el amor hacia ese niño y el deseo de tenerlo habrán pesado más que cualquier modo de conseguirlo. Un saludo y gracias por tu información!!!

Deja tu comentario

Debes estar conectado para dejar un comentario.
Share This
Contacto

¿Cuando te llamamos?

Quiero:

Acepto Condiciones legales