Más allá del tratamiento de reproducción asistida, la vida sigue

tratamiento de reproduccion

Cuando pones tu esfuerzo en quedarte embarazada, a veces puede resultar tentador dejar esperando otros aspectos de tu vida. Quizás prefieres aplazar algunas cosas si crees que en breve tendrás que empezar un tratamiento de reproducción asistida. Son muchos los aspectos de la vida cotidiana que se pueden ver afectados: por ejemplo, el trabajo, las vacaciones, el estilo de vida e incluso tu hogar.

Tú decides

Si bien hay ciertos elementos delicados de la vida que es natural que pospongas cuando vas a empezar un tratamiento de reproducción asistida, hay otros que pueden ayudarte a llevar el tratamiento. Por este motivo, siempre es una buena idea pensar bien antes de poner el piloto automático y olvidar determinados proyectos de tu vida sólo porque estás tratando de quedarte embarazada.

Tener una vida llena te ayudará a sobrellevar el proceso, asegurándote de que no te olvidas de disfrutar. Algunas cosas puedes adaptarlas o llevarlas a cabo de una forma algo distinta. En otros casos, quizás llegues a la conclusión de que no hay muchas diferencias, incluso cuando estés embarazada de pocos meses.

Si pospones cambios o desafíos vitales, en adelante puedes sentirte resentida contigo mismo y esto puede suponerte una fuente de presión añadida. Piensa que si haces planes y luego ves que estás embarazada, lo peor que pasará es que tengas que pensar en alterarlos.

La fuerza de la espera

Mientras estás esperando a empezar el tratamiento, quizás no te sientas completamente segura, quizás a la hora de aceptar un ascenso laboral, presentar tu candidatura a un puesto de trabajo, etc. Eres consciente de que en algún momento tendrás que ausentarte de tus obligaciones laborales para seguir el tratamiento, ya que esperas la ocasión de acogerte a la baja por maternidad.

Quizás no te atrevas a reservar unas vacaciones en un país exótico, especialmente si supone un viaje muy movido, como ir a esquiar o ir a un destino desconocido (en tales casos, piensas que si te quedas embarazada justo antes del viaje, ya no tendrás ganas de ir). Puede que dejes de entrenarte para la maratón que querías correr ya que no se te ocurriría someterte a ese esfuerzo cuando estás esperando un niño. O quizás retrases la mudanza prevista que habías planeado en tu día día.

Identifica qué te hace disfrutar

Otra estrategia para superar la sensación de que tu vida esté en espera es buscar tiempo para hacer algo nuevo. Aprender cerámica, estudiar chino, colaborar con una ONG. Este puede ser un momento para iniciar esa actividad que no te quitas de la cabeza. Puedas adquirir nuevas habilidades y disfrutar de tu nueva experiencia para hacer más plena tu vida.

Busca además apoyo profesional, lo que te será de mucha ayuda. Si crees que estás atrapada en la rutina, concierta una cita previa con un psicólogo o un terapeuta. Esto te ayudará a encontrar un nuevo camino y sentir que estás creciendo.

Port Relacionados

Deja tu comentario

Debes estar conectado para dejar un comentario.
Share This
Contacto

¿Cuando te llamamos?

Quiero:

Acepto Condiciones legales