¿Qué es la hiperestimulación ovárica?

cultivo a blastocito

Cuando una mujer se somete a un tratamiento de fertilidad, un paso inevitable es la estimulación ovárica. Por suerte, gracias a los medicamentos denominados Antagonistas de la GnRh, la hiperestimulación ovárica en los tratamientos de Fecundación in Vitro han pasado a ser algo casi anecdótico. No obstante, es cierto que este síndrome afecta hasta a un 10% de las mujeres que se someten a esos tratamientos.

El síndrome de hiperestimulación ovárica se considera una de las complicaciones más graves en un tratamiento de fecundación in vitro. Se trata de una respuesta a la administración de una cantidad elevada de preparados hormonales necesarios para la estimulación ovárica.

La patología del SHO no se conoce muy bien hoy día. No obstante, la causa principal del síndrome es el aumento de la permeabilidad de los vasos de cuerpos lúteos, lo que produciría un paso de fluidos desde el compartimento extravascular al intravascular, en concreto, a la cavidad peritoneal.

Se produce como consecuencia de una concentración de componentes corpusculares de la sangre, que expone a los pacientes a un riesgo más elevado de embolia y trombosis. La reducción del flujo sanguíneo en los órganos provoca riesgo de isquemia en los órganos y compartimentos.

El SHO se puede producir en dos momentos: fruto de la administración de los preparados hormonales, lo que llamaríamos hiperestimulación precoz, o en el momento en el que se logra un embarazo durante el mismo ciclo de la punción y se comienza a producir HCG de forma natural.

El SHO leve se produce en la mayoría de pacientes que utilizaron tales métodos de tratamiento de la infertilidad. Las manifestaciones leves del SHO no son muy peligrosas para la salud de la mujer, si bien es importante no permitir que esta situación se agrave.

¿Qué síntomas tiene la hiperestimulación ovárica?

Uno de los primeros signos del síndrome de hiperestimulación ovárica es tener la sensación de molestia en la parte de abajo de la barriga. Puede acompañarse con sensación de pesadez, dolor leve e hinchazón. Es el resultado de un aumento de los ovarios. Se acumula el líquido en la barriga y esto altera la circulación sanguínea normal.

A principios de la estimulación folicular en FIV, pueden aparecer algunas señales de advertencia y síntomas que hay que tener en cuenta. Entre ellos, cabe mencionar el alto número de folículos conseguidos tras una estimulación, el aumento del diámetro de ovario y una alta tasa de estradiol.

Cuando se llega a este punto, lo que más se aconseja es tratar de someterse a un tratamiento que ayude a reducir esta hiperestimulación.

 

Deja tu comentario

Debes estar conectado para dejar un comentario.
Share This
Contacto

¿Cuando te llamamos?

Quiero:

Acepto Condiciones legales