Volver a empezar: otro tratamiento de reproducción asistida

tratamiento de reproduccion asistida

Tras el periodo estival, iniciamos de nuevo planes y para algunas mujeres se trata de volver a empezar otro tratamiento de reproducción asistida. ¿Cómo lo puedes afrontar?

Tomarse o no un tiempo entre tratamientos es una decisión muy personal. Se trata de obedecer a los propios instintos y se tratar de escoger lo mejor para uno mismo. Si bien ya hace semanas que sabes que debes hacer un ciclo de tratamiento de reproducción asistida para lograr un embarazo, nunca es sencillo asimilar un resultado negativo e incluso puede hacer que la mujer necesite un tiempo antes de sentirse preparada a volver a la clínica.

Tomarse un tiempo

Algunas mujeres deciden tomar un descanso entre las fases, lo que les supone una gran ayuda. Los centros de reproducción asistida  siempre recomendamos esperar un poco hasta empezar otra vez el tratamiento, pero no es lo mismo estar preparada en lo físico que en lo emocional. Depende de la mujer tomar un tiempo extra, se trata de una decisión que respetamos.

Es imposible olvidar que estás tratando de concebir, pero encontrar el tiempo y el espacio correcto, o incluso irse fuera a tomarse un descanso, puede resultar beneficioso.

No obstante, no todas las personas requieren parar un tiempo entre los tratamientos. Algunas mujeres desean iniciar el nuevo ciclo en cuanto sea posible. Es una decisión personal. No es algo correcto o incorrecto. Depende del instinto.

Las ventajas de empezar de nuevo

Nunca es fácil volver a empezar un tratamiento de reproducción asistida. Pero pocas cosas importantes en esta vida se consiguen a la primera.

Quizás volver a la clínica será duro especialmente si trae recuerdos del último ciclo, pero hay que pensar que en esta ocasión estarás más familiarizada con lo que va a a ocurrir. La ansiedad que rodea el tratamiento se explica por el desconocimiento de lo que va a suceder, pero una vez ocurrido, ya sabes cómo funciona la clínica, la medicación y el tratamiento y sus fases. El camino tiene cierta ventaja.

Otra ventaja de volver a la clínica es que ya conoces al equipo y ellos te conocen a ti. Saben cómo respondió tu cuerpo al primer ciclo de tratamiento y son capaces de ajustarlo todo considerando este aspecto, lo que ayuda a que resulte más suave.

Cuestión distinta es si has optado por cambiarte a otro centro de reproducción asistida, ya que ofrecen un tratamiento que no tenían disponible en la que estabas anteriormente. La diferencia será que aunque no estarás familiarizada con el edificio y el personal, tendrás plena conciencia del proceso, algo que la primera vez siempre es más complicado. Esto en parte puede beneficiarte.

La parte que más cuesta sobrellevar es cuando estás esperando y no puedes hacer nada, esa estresante “beta espera”. Al empezar un nuevo tratamiento de reproducción asistida ya conoces de que y tendrás más recursos para convertir ese tiempo de espera en un tiempo de descanso. Es un paso más hacia tu objetivo: un embarazo.

 

Deja tu comentario

Debes estar conectado para dejar un comentario.
Share This
Contacto

¿Cuando te llamamos?

Quiero:

Acepto Condiciones legales