¿A qué edad es conveniente hacerse un análisis de la hormona antimülleriana?

análisis de la hormona antimülleriana

A partir de los 30 años, o cuando se “despierta el reloj biológico”, es conveniente realizare un análisis de la hormona antimülleriana para comprovar nuestra reserva ovárica. Hay que tener muy presente que la edad es la principal causa de una baja reserva, así como de una baja calidad de los óvulos. De hecho, de forma rutinaria se debería revisar la reserva ovárica en el control anual en la consulta del ginecólogo.

Desde CRA Clínica Sagrada Familia insistimos a nuestros ginecólogos colaboradores en la importancia de mirar la reserva ovárica, se evitarían así males mayores y noticias desagradables años más tarde. En el momento de realizar la ecografia intravaginal, es el momento de contar los folículos existentes en el ovario. Una analítica en sangre, que tenga en cuenta la hormona antimülleriana, informaría sobre el estado de la reserva ovárica.

Qué es la reserva ovárica

En la mujer la dotación de óvulos en el ovario es finita y está determinada en el momento del nacimiento. La pérdida de los óvulos es exponencial e irreversible hasta la menopausia, se acelera a partir de los 35 años y puede verse incrementada por agentes lesivos tóxicos o mecánicos como las cirugías o la quimioterapia. Esto hace que la edad sea un elemento vital en la mujer en cuanto al pronóstico reproductivo.

El concepto de “reserva ovárica” hace referencia a la cantidad de células con potencial de evolucionar a óvulos maduros presentes en los ovarios de la paciente en el momento del estudio.

La reserva ovárica está directamente relacionada con la respuesta ovárica, que es el número de ovocitos que se obtienen en una punción folicular tras un ciclo de estimulación ovárica controlada para Fecundación in Vitro.

A menor reserva ovárica, menor es el número de óvulos y por lo tanto de embriones que se obtendrán en cada ciclo de estimulación, y mayor será la cantidad necesaria de medicación para conseguir dicho resultado. Existen otros factores que pueden influenciar la respuesta ovárica, tales como el sobrepeso, o alteraciones genéticas en los receptores hormonales del ovario, por lo que pacientes con reserva ovárica normal pueden presentar también baja respuesta en tratamientos de Fecundación in Vitro.

Cómo se determina la reserva ovárica

Además de la edad (>40 años), los marcadores más fiables y reproducibles de la reserva ovárica son el recuento de folículos antrales y la determinación de la hormona antimülleriana.

  • Recuento folículos antrales: los folículos son las estructuras ováricas en las que crecen y maduran los óvulos; son visibles por ecografía cuando empiezan a acumular líquido en su interior. El número de folículos de pequeño tamaño (<10mm) presentes en ambos ovarios es lo que se denomina recuento de folículos antrales (RFA).  <7 se considera una reserva disminuida y < 5 muy disminuida. Se relaciona de forma consistente con una baja respuesta a la medicación. El momento idóneo para realizar el RFA es en fase folicular precoz, es decir, los primeros días tras la menstruación, aunque el valor fuera de este periodo sigue siendo útil para el diagnóstico. 
  • Hormona antimülleriana (HAM): sustancia producida por las células que envuelven los ovocitos inmaduros. Su determinación se realiza mediante analítica sanguínea. Su valor es fiable, repetible, objetivo, estable en el tiempo e independiente del momento del ciclo en el que se determine. Valores inferiores a 1.1 ng/ml se consideran indicadores de baja reserva. Un valor de hormona antimülleriana bajo predice una mala respuesta a la estimulación y por tanto la obtención de un bajo número de óvulos en fecundación in vitro, pero no define la probabilidad de embarazo. Incluso en pacientes con valores de HAM muy bajos es posible conseguir embarazo si se obtienen embriones de buena calidad.

La edad no garantiza una buena reserva ovárica

Desgraciadamente, existen situaciones en las que la reserva ovárica puede verse afectada de forma prematura.

Es especialmente importante hacerse un análisis de la hormona antimülleriana en mujeres con antecedentes quirúrgicos abdominales, uso de fármacos agresivos, mujeres con endometriosis, talla baja, retraso puberal, alteraciones autoinmunitarias o inflamatorias, o con historia en la familia de retraso mental o menopausia prematura que realicen valoraciones precoces y periódicas de su reserva folicular, sobre todo a partir de los 30 años.

Deja tu comentario

Debes estar conectado para dejar un comentario.