UNIDAD ESPECIALIZADA EN ABORTOS DE REPETICIÓN
Conseguimos un embarazo evolutivo en el 92% de los casos de abortos de repetición

No conseguir el embarazo deseado es una de las situaciones más angustiosas por las que puede pasar una pareja, pero la ansiedad y la sensación de impotencia es aún mayor si se asocia a la pérdida repetida del embarazo.

Las causas que pueden producir que una mujer pierda la gestación de forma recurrente son múltiples y complejas. Un estudio incompleto puede conducir al diagnóstico erróneo de aborto de repetición idiopático o inexplicado y desembocar en tratamientos caros, innecesarios o de dudosa utilidad.

 Contamos además en nuestras instalaciones con servicios integrados de radiología, laboratorio, embriología y quirófano, facilitando y agilizando la realización de las pruebas complementarias necesarias.

Sad young couple. Unhappy young couple in despair sitting on couch. Male and female with sad faces. Man and woman cover their faces with sad smile drawn on paper with one tear.

Con la experiencia y la tecnología más avanzada conseguimos hallar la causa del aborto de repetición y realizar un tratamiento dirigido y efectivo en más del 90% de los casos.

La causa más frecuente de abortos de repetición, especialmente en aquellas parejas en las que el estudio de fertilidad resulta normal, y en mujeres mayores de 38 años es la presencia de alteraciones genéticas en los embriones. Con el programa de EMBRIÓN SANO de la Clínica Sagrada Familia, mediante el diagnóstico genético preimplantacional identificamos los embriones sin alteraciones cromosómicas evitando un nuevo aborto.

GRÁFICO DATOS ABORTO DE REPETICIÓN PGD

MENOS DE 38 AÑOS
0%
38 AÑOS O MÁS
0%
(TASA DE EMBARAZO PGD)

TASA DE ABORTOS

MENOS DE 38 AÑOS
0%
38 AÑOS O MÁS
0%
(TASAS DE ABORTO TRAS TRATAMIENTO)

Adicionalmente nuestro equipo de Wellness, formado por psicólogos, nutricionistas y acupuntores, os ayudarán a que os encontréis en el mejor estado físico y mental para conseguir el embarazo deseado.

visita integral aborto de repetición

La experiencia y coordinación de nuestro equipo multidisciplinar nos permite realizar una valoración completa desde la primera visita. En ella se estudiará de forma personalizada y dirigida cada caso y se solicitarán las pruebas específicas para completar el diagnóstico y hallar la solución. El estudio puede incluir:

  • Estudio completo Síndrome antifosfolípido
  • Estudio genético: cariotipo, mutaciones relacionadas con abortos de repetición
  • Estudio de trombofilias
  • Estudio endocrino: tiroides, prolactina, vitamina D, andrógenos
  • Ecografía de alta resolución para estudio cavidad uterina, ovarios y trompas
  • Histeroscopia y biopsia endometrial
  • Estudio factor masculino: seminograma, REM, cariotipo, estudio de viabilidad espermática, valoración del andrólogo

En Clínica Sagrada Familia ponemos a vuestra disposición un equipo multidisciplinar formado por ginecólogos, genetistas, inmunólogos, hematólogos, endocrinólogos y andrólogos, especialistas en el tratamiento de pacientes con abortos de repetición.

He tenido varios abortos ¿Debo preocuparme?

El riesgo de aborto existe en todos los embarazos, incluso en mujeres jóvenes sin ningún tipo de patología, y aumenta progresivamente con la edad y con el número de abortos previos padecidos.  La incidencia de varios abortos, especialmente si son consecutivos, puede indicar la presencia de alguna alteración que aumente el riesgo de abortar, incluso en parejas con hijos sanos.

Es recomendable realizar una valoración especializada en aquellas parejas con 2 o más abortos, especialmente si la mujer supera los 35 años.

¿Por qué la pérdida de embarazo recurrente?

La mayoría son secundarios a la presencia de  anormalidades cromosómicas en el embrión, pero hay otros factores que pueden contribuir a las pérdidas gestacionales recurrentes que deben ser estudiados. Además de los factores genéticos y cromosómicos, otros elementos asociados con las pérdidas gestacionales recurrentes a valorar incluyen defectos anatómicos del útero, causas inmunológicas, alteraciones hormonales, infecciones y alteraciones de la coagulación. Es importante que una pareja con dos o más pérdidas gestacionales consulte a un especialista en fertilidad antes de intentar un tercer embarazo.

Causas
Causas genéticas

Diversos estudios indican que hasta el 60% de los abortos son secundarios a anomalías cromosómicas, las cuales pueden ser debidas a la presencia de alteraciones en los cromosomas de uno o ambos miembros de la pareja o a alteraciones que aparecen en los embriones de forma espontánea y frecuentemente ligada a la edad de la mujer.

Alteraciones cromosómicas de la pareja

En cerca del 4% de los casos de abortos de repetición uno de los miembros de la pareja es portador de una alteración cromosómica balanceada, es decir, no tienen pérdida ni ganancia de material genético pero la estructura de los cromosomas no es la correcta. Estos pacientes portadores de alteraciones equilibradas habitualmente no presentan ninguna clínica, pero al producir células reproductivas, óvulos o esperma, esta alteración conduce a que el número de embriones anormales sea mayor de lo habitual, incrementando el riesgo de aborto. El cariotipo es una prueba que analiza el número y la estructura de los cromosomas. Con ella se detecta la mayor parte de las alteraciones cromosómicas en los miembros de la pareja. Dependiendo de la alteración puede ser necesario realizar un Diagnóstico Genético Preimplantacional en los embriones obtenidos para identificar los embriones sanos, y en algunos casos puede ser necesario recurrir a gametos de donante.

En caso de que se detecte que alguno o ambos miembros de la pareja presentan alguna alteración genética, nuestro equipo de genetistas integrado por profesionales de alto prestigio, miembros de las unidades de genética clínica del Hospital Sant Joan de Deu y La Vall d’Hebron, realizarán una valoración personalizada del riesgo reproductivo, y conjuntamente con nuestros ginecólogos y embriólogos especialistas en aborto de repetición os ofrecerán el tratamiento más efectivo para conseguir el embarazo deseado.

Alteraciones cromosómicas del Embrión

La aneuploidía embrionaria, o presencia de un número inadecuado de cromosomas en el embrión, es la causa más frecuente de aborto de repetición, y se asocia de forma muy importante con la edad materna. Mientras que la gran mayoría de estas alteraciones embrionarias acaba en aborto, algunas, especialmente trisomías 13,18 y 21, así como anomalías en los cromosomas sexuales, pueden dar lugar a gestaciones viables y a niños nacidos con defectos congénitos o retraso mental.

El mecanismo causante de la producción de embriones aneuploides se ha demostrado que depende en la mayoría de casos de defectos en el proceso de división celular de los óvulos maternos. Análisis citogenéticos de ovocitos y embriones humanos han demostrado que existe una relación directa entre la edad materna avanzada y el incremento en la tasa de aneuploidía, siendo esta superior al 50% en pacientes mayores de 40 años.

El Diagnóstico Genético Preimplantacional (PGD) se basa en la obtención de una biopsia celular de un embrión para evaluar su composición genética. Inicialmente su uso se orientó a la selección de aquellos embriones no portadores de una determinada enfermedad genética cuando se sabía que uno de los progenitores era portador de la misma.

Posteriormente se ha extendido a la identificación de aneuploidías en embriones de pacientes con un cariotipo normal, recibiendo esta variante el nombre de Diagnóstico Genético Preimplantacional de Aneuploidías (PDG-A) o Screening Genético Preimplantacional (PGS).

Los datos de nuestro laboratorio, tras más de 10 años ofreciendo el estudio genético de aneuploidía en el embrión a nuestras pacientes, indican que en pacientes menores de 38 años con abortos de repetición, más del 55% de los embriones generados son aneuploides, mientras que en pacientes mayores de 38 años la proporción de embriones anormales es superior al 75%.

Al identificar y transferir solamente embriones cromosómicamente sanos conseguimos reducir el riesgo de padecer un nuevo aborto por debajo del 10%.

Factores Uterinos

Cerca de 1 de cada 5 mujeres con abortos de repetición presenta algún tipo de anomalía uterina, estas pueden ser congénitas o adquiridas.

  • Las alteraciones adquiridas incluyen cicatrices uterinas por legrados previos, miomas y pólipos. Mediante una ecografía de alta resolución que puede realizarse en la misma consulta de nuestra clínica el día de la visita se puede detectar la mayor parte de estas anomalías. En aquellos casos que sea necesario puede indicarse la realización de una histeroscopia para confirmar el diagnóstico y realizar el tratamiento adecuado.
  • Anomalías congénitas: incluyen úteros septos, bicornuados, unicornuados, bidelfos y arcuatos. Se detectan en el 10% de las pacientes con abortos de repetición. La más frecuentemente asociada con abortos es el útero septo y su corrección mediante histeroscopia ha demostrado mejorar las tasas de embarazo y disminuir el riesgo de aborto. El resto de alteraciones requiere una valoración personalizada para balancear el riesgo de la cirugía con los beneficios esperados.
  • Inflamación endometrial crónica: Puede estar presente hasta en un 15% de las pacientes con abortos de repetición o fallos repetidos de implantación. El diagnóstico puede requerir la identificación de células inflamatorias en una biopsia endometrial. En los casos en que esté indicado, el tratamiento antibiótico puede mejorar las probabilidades de embarazo.
Síndrome Antifosfolípido

El síndrome antifosfolípido es una entidad inmunitaria adquirida que se caracteriza por la presencia de autoanticuerpos contra determinados componentes de las membranas celulares. Está presente en el 15-20% de las mujeres con abortos de repetición; su relación con la pérdida gestacional recurrente parece que se basa en dos mecanismos:

  1. Trombosis de las conexiones vasculares placentarias, provocando una insuficiencia placentaria. Este mecanismo parece ser responsable de los abortos a partir de las 8-10 semanas de gestación.
  2. Desequilibrio en la producción hormonal por parte del embrión y una deficiente implantación en el endometrio. Este mecanismo parece responsable de los abortos más precoces, antes de las 8 semanas de gestación.

Además de asociarse a abortos de repetición, el síndome antifosfolípido puede aparecer en forma de graves trombosis maternas, preeclampsia, retraso de crecimiento intrauterino del feto y muerte fetal intraútero, por lo que resulta muy importante su identificación de forma precoz y tratamiento adecuado.

El diagnóstico definitivo en base a los criterios de consenso internacionales actuales exige la presencia de los anticuerpos propios del síndrome (anticoagulante lúpico, antiBeta 2 glicoproteina I y anticardiolipina), así como al menos un evento clínico de sospecha (abortos de repetición, evento obstétrico adverso o trombosis materna).

El tratamiento incluye  el uso de ácido acetil-salicílico a bajas dosis y heparina de forma precoz, habiéndose demostrado en múltiples estudios su eficacia.

A pesar del carácter inmunológico del cuadro, el uso de corticoides o inmunoterapia en estas pacientes no ha demostrado aportar beneficios, y  existen datos que podría incrementar el riesgo de hipertensión y diabetes durante el embarazo.

Trombofilias hereditarias

El término trombofilia hereditaria agrupa un conjunto de alteraciones genéticas que condicionan un riesgo incrementado de trombosis y embolia. Entre las más importantes relacionadas con un riesgo aumentado de aborto se encuentran el Factor V Leyden y resistencia a la proteína C activada, Mutación G20210A del factor II, Hiperhomocistinemia (mutación metiltetrahidrofolatoreductasa), deficiencia de antitrombina III y deficiencia de proteínas C y S.

En base a recientes estudios existe importante controversia en la actualidad sobre la utilidad del tratamiento con heparina y/o aspirina en los casos de abortos de repetición en los que se detecte alguna alteración trombofílica hereditaria, pero no existan antecedentes de trombosis previos (Skeith 2016, de Jong 2014). En Clínica Sagrada Familia se valora cada caso de forma individualizada en conjunto con nuestro equipo de hematólogos para decidir en cada caso el beneficio de iniciar un tratamiento anticoagulante.

Alteraciones Endocrinológicas

Diferentes alteraciones hormonales pueden interferir en las etapas iniciales del embarazo, produciendo un riesgo incrementado de aborto. Entre ellas las principales son:

Hiperprolactinemia:  

Se relaciona de forma más importante con anovulación y dificultad para concebir que con abortos de repetición. Sin embargo existen datos que indican que el tratamiento con agonista dopaminergicos en pacientes con hiperprolactinemia idiopática puede disminuir el riesgo de aborto. Se requiere una valoración individualizada del grado de hiperprolactinemia y de los posibles causantes de la misma antes de indicar el tratamiento farmacológico. Es importante un estudio adecuado para descartar la presencia de tumores hipofisarios, que de no ser controlados pueden complicarse con alteración en la producción de otras vías hormonales o incluso con alteraciones de la visión.

Hipotiroidismo: 

El hipotiroidismo clínico definido por valores de hormona estimulante del tiroides (TSH) anormalmente elevados con niveles de hormona tiroidea bajos requiere tratamiento sustitutivo con hormona tiroidea. El hipotiroidismo subclínico se define por una elevación anormal de la TSH, manteniéndose los niveles de hormona tiroidea dentro de la normalidad. Su relación con infertilidad y abortos de repetición es un tema de debate. No obstante el consenso actual es mantener niveles de TSH <2.5 mIU/L, especialmente si se detecta la presencia de anticuerpos antitiroideos.

Alteraciones inmunitarias

Durante el embarazo el cuerpo de la madre debe ser capaz de tolerar la presencia y el crecimiento del feto, el cual presenta unas características genéticas y por lo tanto inmunológicas diferentes a los de la madre. En algunas pacientes, las alteraciones inmunitarias que impiden esta tolerancia se han definido como posibles causantes de los abortos de repetición. Con el objetivo de regular la respuesta inmune de la madre se han propuesto diferentes estudios diagnósticos, así como tratamientos inmunomoduladores para identificar las pacientes a riesgo y reducir las tasas de aborto. Alguno de estos tratamientos puede resultar efectivo en casos seleccionados, mientras que otros no solo no han demostrado eficacia, sino que incluso pueden resultar perjudiciales.

Estudio de células Natural-killer (NK)

La evidencia científica actual parece indicar que la determinación de Nk en sangre no tiene correlación con la respuesta inmune a nivel uterino. Además se ha comprobado que la población de células Nk presentes en sangre periférica es completamente diferente de la presente en el útero (NKu), las cuales no solo no disminuyen, sino que AUMENTAN EN EL EMBARAZO NORMAL y realizan una acción facilitadora de la tolerancia al feto.

A pesar de ello la determinación en sangre de la paciente de células Nk se ha convertido en uno de los productos estrella entre los procesos diagnósticos “ imprescindibles” para las pacientes con abortos de repetición o fallo repetido de implantación. Bajo la noción de que un nivel elevado de Nk en sangre implica una activación anormalmente alta del sistema inmune que condiciona el rechazo del embrión, se aplican diferentes tratamientos dirigidos a suprimir la respuesta inmune de estas pacientes.

KIR-HLA

En los últimos años, estudios citogenéticos en pacientes con abortos de repetición y fallos repetidos de implantación están demostrando la importancia de los procesos de reconocimiento y tolerancia celular entre la madre y el embrión, mediados entre otros mecanismos por el sistema KIR-HLA. Las células Nk uterinas maternas expresan en su membrana diferentes tipos de receptores, entre los que se encuentran los receptores KIR, los cuales reconocen moléculas presentes en la superficie del embrión, denominadas HLA-C. La estructura de estos receptores KIR y HLA viene condicionada genéticamente y regula la respuesta de tolerancia o rechazo que se activa en las células inmunes uterinas. Los estudios han demostrado que ciertas combinaciones de KIR-HLA, en concreto, pacientes que en sus genes son portadoras de dos copias de la variante KIR-A que entran en contacto con fetos HLA-C2, tienen un riesgo incrementado de aborto y complicaciones obstétricas como la preeclamspia o el retraso de crecimiento intrauterino. Las alternativas de tratamiento para estos casos son uno de los temas de estudio y discusión más activos en el momento actual. En la unidad de abortos de repetición de Clínica Sagrada Familia participamos de forma activa en estudios sobre autoinmunidad y gestación. En nuestro equipo contamos con inmunólogos de primer nivel, cuyas líneas de investigación se basan en la inmunotolerancia madre-feto.

TRATAMIENTOS INMUNOLÓGICOS
Corticoides
Si bien algunos estudios han descrito ligeras y discutidas mejoras en los resultados reproductivos en grupos muy específicos de pacientes con abortos de repetición tras la administración de corticoides, el consenso actual es que no existe suficiente evidencia para recomendar la administración de forma empírica de corticoides en pacientes con fallo repetido de implantación o aborto de repetición.
Además la mala indicación de los corticoides no está exenta de complicaciones, pues su uso durante el primer trimestre de embarazo se ha relacionado con prematuridad, hipertensión materna y diabetes. En Clínica Sagrada Familia solamente recomendaremos el uso de corticoides en aquellos casos en que esté estrictamente indicado, tras una valoración detallada de cada caso y contando con el apoyo de nuestra unidad de inmunología reproductiva.
Inmunoglobulina G intravenosa (IvIgG)
Este tratamiento ha demostrado utilidad en enfermedades autoinmunitarias severas como el síndrome de Guillain-Barre o la enfermedad de Kawasaki. Sin embargo su uso en tratamientos de reproducción asistida ha sido valorado en varios estudios recientes sin que haya demostrado ser superior a placebo, por lo que su uso en pacientes con pérdida gestacional recurrente no está actualmente recomendado.
Intralípidos
Los intralípidos son una formulación de grasas y aceites diseñados para nutrición parenteral que se ha usado como una alternativa inmunomoduladora de bajo coste. Su utilidad como tratamiento inmunomodulador se basa en estudios en animales, en los cuales se le atribuye una posible acción inhibidora de las células Nk en sangre periférica. Hasta la fecha solamente un estudio de calidad (randomizado prospectivo) ha valorado su uso en tratamientos de reproducción asistida y este no halló diferencias entre el uso de intralípidos o placebo.
Antagonistas TNF-alfa (adalimumab, Humira®) 
El TNF-alfa es una señal bioquímica que induce una respuesta proinflamatoria en las células inmunológicas y su uso se ha demostrado efectivo en enfermedades como la artritis reumatoide o las colitis ulcerosa. Sin embargo la evidencia de su utilidad en reproducción asistida es muy escasa. No existen hasta la fecha estudios de calidad que hayan demostrado que la administración de adalimumab mejore la probabilidad de embarazo o disminuya el riesgo de aborto en pacientes con pérdida gestacional recurrente.
Si a este hecho le añadimos el elevado coste de la medicación, el riesgo de infecciones secundario al estado de inmunosupresión, y la falta de información sobre los posibles riesgos de la toma de adalimumab sobre el feto, las sociedades científicas coinciden en el momento actual en que su uso debería limitarse a casos muy específicos, seleccionados y preferiblemente en el contexto de estudios clínicos controlados.
Alteraciones Esperma

Aunque la presencia de alteraciones genéticas en el embrión suele relacionarse principalmente con defectos genéticos en los óvulos, la calidad del esperma también puede jugar un papel en la generación de embriones anómalos y por lo tanto en el riesgo de aborto.

Los estudios indican que las alteraciones detectables en los seminogramas clásicos tienen escasa relación con la incidencia de abortos de repetición. Sin embargo la presencia de lesiones intrínsecas en el material genético del espermatozoide también llamado fragmentación de DNA espermático, se ha relacionado in vitro con la disminución de la fertilidad, así como, aunque de forma menos evidente, con un riesgo aumentado de aborto.

La fragmentación del DNA espermático aumenta con la edad del varón, especialmente por encima de los 50 años, así como con la incidencia de hábitos de vida no saludables tales como el tabaquismo, la obesidad o la exposición a toxinas. Se han desarrollado diferentes métodos para la determinación del porcentaje de fragmentación en el DNA espermático, pero los datos disponibles en la actualidad sobre la validez de los resultados, así como su utilidad a nivel clínico, siguen siendo un tema de debate.

Entre las principales críticas que se atribuye a la determinación de DNA espermático se encuentra su variabilidad entre diferentes muestras, que el 98% del DNA está formado por regiones no codificantes y por tanto que su alteración no condicionaría la disfunción reproductiva, y que el ovocito o el embrión pueden reparar, al menos en parte, el daño del DNA espermático.

Entre las alternativas propuestas para el tratamiento de varones con elevados índices de fragmentación del DNA espermático se encuentran:
  • Uso de suplementos antioxidantes: Con el objetivo de prevenir el daño espermático, si bien su efecto suele ser reducido y requiere largos periodos de exposición.
  • Selección espermática con columnas de Anexina (MACS): Proceso de selección espermática avanzado, en el cual los espermatozoides con determinadas alteraciones son excluidos de la muestra. Ha demostrado en determinados grupos de pacientes mejorar las tasas de embarazo.
  • Extracción de espermatozoides por biopsia testicular, dado que se ha demostrado que la mayor parte de daño sobre el ADN del esperma se genera en su trayecto desde el testículo hacia el pene.

En Clínica Sagrada Familia disponemos de las técnicas más avanzadas para el diagnóstico de las alteraciones del varón, así como para la selección espermática.

Sin embargo no hay que perder de vista que las alteraciones en el esperma, al igual que las del óvulo, lo que finalmente van a condicionar son alteraciones en el embrión y frecuentemente, aunque se consiga mejorar la selección del esperma, si se asocia a un factor de calidad ovocitaria deficiente, los resultados gestacionales no mejorarán.

En este sentido, el programa de Embrión Sano de la Clínica Sagrada Familia, mediante Diagnóstico Genético Preimplantacional del embrión, permite asegurar que el embrión que se transfiere es cromosómicamentes sano, independientemente de si la alteración es espermática, ovocitaria o mixta, generando la mejor probabilidad de embarazo posible y minimizando el riesgo de que la pareja tenga que pasar por un nuevo aborto.

TESTIMONIOS
Ariel y Carol
Ariel y Carol
Fecundación In Vitro - Diagnóstico Genético Preimplantacional

“Nos hemos sentido siempre muy bien acompañados. En todo el proceso ha habido alguien que nos ha escuchado cada vez que lo hemos necesitado. 

Cuando íbamos a tirar la toalla, el equipo nos ayudó mucho para que lo volviéramos a intentar, y gracias a ese ánimo y empuje, volvimos a hacer un ciclo y lo logramos”. 

Laura y Diana
Laura y Diana
Inseminación artificial con donante

“Excelente trato, grandes profesionales, ¡repetiremos seguro!

La verdad es que nos sentimos muy acogidas por esta gran familia, y el doctor nos encantó!” 

mom dad and baby. Loving parents with their cute little son
Laura y Víctor
Inseminación artificial

“Si no hubiese sido por el CRA, Irene no existiría. Especial agradecimiento al equipo médico por su honestidad y ánimos”. 

Esther y David
Ester y David
Fecundación In Vitro
“En estas situaciones un trato humano y de calidad se valora el doble. Mi mayor admiración para Dr. Herrero y su equipo por hacer que el proceso no sea tan duro y sobre todo por un final tan bonito. ¡Millones de gracias!” 
Laia i Raul
Laia y Raúl 
Fecundación In Vitro
“El CRA és un equip molt professional i sobretot humà, que en aquests casos és el que necessites, algú que t’entengui, et recolzi i sobretot t’ajudi!!
Sempre els recordaré per donar-me la possibilitat de ser mare, gràcies!” 
Portrait of happy young parents with baby in the bed at home
** Note: Soft Focus at 100%, best at smaller sizes
Irene y Carlos 
Fecundación In Vitro - Diagnóstico Genético Preimplantacional
“En nuestro caso 1 + 1 suman 3 gracias al Dr. Herrero. Alex ha cumplido un año y medio, y está precioso. Nuestra experiencia fue tan buena que, en otoño, si va todo bien, intentaremos que 1 + 1 sumen 4. ¡Gracias de corazón!” 
raquel madre soltera
Raquel
Inseminación Natural  

“El Dr. Herrero era alguien que me entendía, entendía por qué no quería hormonarme. Me transmitió mucho sentido común. La inseminación fue en un ambiente muy natural, muy relajado, sin problemas”.

Laia y Raquel
Laia y Raquel
Fecundación In Vitro

“Fuimos por recomendación de otras amigas, y la verdad es que nos dieron la confianza que necesitábamos”. 

Agatha y Montse
Àgatha y Montse
Fecundación In Vitro

“Si no hubiésemos tenido mellizos, habríamos repetido. Encantadas con el Dr. Herrero, las enfermeras y todo el equipo”. 

captura-video-cra2optim
Marisa
Ovodonación 
“Con apoyo terapéutico trabajé qué significaba para mi ser madre y me di cuenta que la parte biológica era importante, pero más importante era ser madre, poder vivir el embarazo. Afortunadamente el Dr. Herrero me ofreció la posibilidad de hablar con otra mujer que era madre gracias a una ovodonación, y sus palabras y su experiencia me ayudaron a seguir. Gracias Maite.“ 
Olga Vallejo
Olga y Anna
Inseminación artificial con donante

” Sabía que no siempre sale a la primera pero confiaba en que lo conseguiríamos. Y así fue”

También te puede interesar
Share This
Contacto

¿Cuando te llamamos?

Quiero:

Acepto Condiciones legales