Cómo detectar las causas de la infertilidad masculina

causaas de la infertilidad masculina

Lo primero que hay que hacer antes de empezar un tratamiento de reproducción asistida es someterse al estudio médico que determina cuál es la técnica más adecuada en este caso. Para conseguir el diagnóstico, el hombre y la mujer deben hacer algunos exámenes médicos. ¿Cuáles son las pruebas en el caso de los hombres?

El seminograma o análisis de semen es la prueba más común. Se trata de un sencillo examen donde se analiza cuál es la movilidad, la concentración y la forma de los espermatozoides en nuestra muestra de semen.

Una prueba complementaria al análisis de semen es el test de capacitación o REM. Éste consiste en separar el semen de los fluidos que contiene para aislar los espermatozoides y dejarlos en un entorno con sustancias nutritivas. De esta manera, se pueden seleccionar espermatozoides con mayor movilidad, que separaremos del resto. A partir de este momento, se podrá determinar cuáles de las técnicas de reproducción asistida se pueden aplicar para la fecundación del óvulo.

En algunos momentos, hace falta recurrir a otras pruebas más complejas como los cultivos de semen, que detectan infecciones que afectan a la calidad del esperma. Otra posibilidad son pruebas hormonales; gracias a un análisis de sangre, se pueden identificar anomalías en niveles de ciertas hormonas como la testosterona.

En otras situaciones, hará falta una exploración física. Habrá que llevar a cabo una palpación, mediante la cual el especialista comprobará que los testículos están bien descendidos y tienen un tamaño adecuado. Esto permitirá asegurar que no haya anomalías en los conductos deferentes, que conectan el epidídimo con conductos eyaculatorios, en los que se almacena el semen.

En los casos donde un hombre no pueda conseguir semen por eyaculación, se recurre a una biopsia testicular: con una punción se recuperan espermatozoides contenidos en los testículos para su análisis y congelación, que permitirán utilizarse posteriormente.

Cuantos más datos, mejor

Toda la información que se pueda dar al médico en la primera visita, como los documentos de otros tratamientos de reproducción asistida, será de mucha ayuda. Si el paciente tiene una enfermedad, los informes del especialista deberían compartirse con el equipo de la clínica. Todo esto será de utilidad para determinar el tratamiento que se va a aplicar.

Los médicos también pueden solicitar pruebas adicionales si lo consideran conveniente. Por ejemplo, hacer un estudio del cariotipo, que permite examinar las características de los cromosomas, de modo que se puedan descartar posibles alteraciones cromosómicas, origen de infertilidad y esterilidad.

Para mayor comodidad, un equipo médico especializado puede desarrollar las pruebas durante la primera visita. No obstante, los resultados de las pruebas se pueden traer también desde el lugar de residencia.

 

Port Relacionados

Deja tu comentario

Debes estar conectado para dejar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Llamar