Como el DGP puede mejorar los resultados de una FIV a partir de los 38 años

dgo o diagnóstico genético preimplantacional

Las parejas o mujeres que se someten a tratamientos de FIV (Fecundación in Vitro) persiguen el objetivo de lograr el embarazo y nacimiento de un bebé sano. Esta meta se puede alcanzar con mayor o menor tiempo y con más o menos intentos. Pero existen distintos factores, como la edad de la mujer, que pueden condicionar el éxito de este proceso.

A partir de los 38 años cada vez es más difícil conseguir el embarazo deseado y, una vez logrado, existe más riesgo de aborto que en mujeres de menor edad. Las diferencias en las tasas de éxito de la FIV entre estas mujeres son debidas a la calidad de los óvulos y, específicamente, a la composición cromosómica de éstos.

El óvulo contiene la mitad del material genético que se transmitirá a la descendencia, la otra mitad es aportada por el espermatozoide. Este material genético está contenido en los cromosomas. A medida que avanza la edad de la mujer los ovocitos acumulan alteraciones en los cromosomas. Si estos ovocitos son fecundados, los embriones generados continuaran teniendo dichas alteraciones. Un embrión con un número incorrecto de cromosomas o con alteraciones en la estructura de los cromosomas no podrá desarrollarse normalmente, de modo dificilmente podrá implantarse en el útero materno. En caso que consiguiese implantarse, acabará en un aborto espotáneo o, en algunos casos, dará lugar al nacimiento de un bebé con alguna alteración cromosómica.

Gracias a los avances científicos y tecnológicos, hoy en día es posible realizar una FIV con óvulos propios en mujeres de 38 años o más obteniendo los mismos resultados que en mujeres de menor edad. Esto se consigue realizando un DGP (Diagnóstico Genético Preimplantacional) durante el ciclo de FIV.

Para llevar a cabo el DGP se cultivan los embriones en el laboratorio hasta d+5 del desarrollo, cuando se alcanza el estadio de blastocisto. El blastocisto es un embrión de unas 150 células divididas en una masa celular interna y una parte externa llamada trofoectodermo. Se biopsian entre 4 y 10 células del trofoectodermo y se analizan mediante técnicas de secuenciación del DNA para estudiar los 23 pares de cromosomas que contienen las células. Una vez se obtiene el resultado del DGP ya se pueden seleccionar los embriones libres de alteraciones cromosómicas para su transferencia al útero materno.

Este análisis, pues, permite equiparar las tasas de éxito de la FIV en pacientes de más de 38 años a las de pacientes más jóvenes, ya que en ambos grupos partimos de embriones cromosómicamente normales.

¿Necesitas ayuda?

¿Cuando te llamamos?    

Tratamiento:

Quiero:

He leído y acepto las Condiciones de uso  
Doy mi consentimiento para que Centre de Reproducció Asistida SL pueda remitirme comunicaciones comerciales  

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Llamar