Seminograma

¿Qué es un seminograma?

Es una prueba para valorar la calidad del semen eyaculado. En esta prueba el hombre mediante masturbación obtiene una muestra de semen en un recipiente adecuado. Esta muestra ha de entregarse en el laboratorio de esterilidad como máximo una hora después de la eyaculación. También resulta fundamental que haya tenido una abstinencia sexual de un periodo previo de 3-5 días. La calidad del semen puede variar considerablemente si no se respeta el periodo de abstinencia. (según la OMS es de 2-7 días)

¿Por qué es necesario el seminograma?

Porque la mala calidad del semen es una de las causas más frecuentes de esterilidad. El seminograma es una prueba diagnóstica básica para encontrar las causas de la esterilidad.(baja)

Si la FSH es alta, indica un fallo de los testículos a la estimulación hormonal. En un varón azoospérmico (sin espermatozoides), los niveles normales de FSH sugieren un bloqueo que impide que los espermatozoides lleguen al eyaculado.

¿Cuándo consideramos que un seminograma es "normal"?

Para clasificar la calidad del semen como normal nos guiamos por los criterios de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Estos valores dan una idea de las posibilidades de conseguir un embarazo por métodos naturales y nos permiten la elección de la mejor estrategia terapéutica en cada caso. ¿Es necesario repetir el seminograma? Algunas veces es conveniente la realización de dos y hasta tres seminogramas para la correcta valoración del semen.

La calidad de los espermatozoides puede variar a lo largo del año o alterarse por múltiples causas: infecciones, drogas, calor, tabaco,etc,..Por tanto, son necesarios dos o tres seminogramas para un diagnóstico fiable; sobre todo ante la presencia de alguna alteración de los parámetros valorados.

¿Hay que realizar un análisis hormonal en el varón?

Sólo en algunos casos. Con un recuento de espermatozoides bajo, deben medirse los niveles de FSH y testosterona. Si la FSH es alta, indica un fallo de los testículos a la estimulación hormonal. En un varón azoospérmico (sin espermatozoides), los niveles normales de FSH sugieren un bloqueo que impide que los espermatozoides lleguen al eyaculado.