Disfunción tiroidea y Embarazo
Valoracion experta y soluciones eficientes a trastornos hormonales

El correcto funcionamiento del sistema reproductivo depende de un complejo sistema de señales químicas que circulan por el torrente sanguíneo: las hormonas. Alteraciones en la cantidad o frecuencia de producción de estas hormonas puede producir severas dificultades para concebir e incluso complicaciones fetales o maternas graves.

En Clínica Sagrada Familia disponemos de un equipo integrado de endocrinólogos y nutricionistas especializados en trastornos reproductivos  para  poder ofrecerte  la máxima calidad y  garantía de eficacia en el diagnóstico y tratamiento de aquellas alteraciones hormonales que puedan influir negativamente en la probabilidad de que obtengas el embarazo.

En un ciclo de reproducción asistida también es muy importante controlar cualquier alteración hormonal

Gloria-Aranda
DRA. GLORIA ARANDA
Endocrino - Equipo CPEN

93 51 17 100
alteraciones endocrinológicas
Glándula tiroidea

La glándula tiroidea está situada en el cuello, justo por debajo de la laringe (donde están las cuerdas vocales).

Produce dos hormonas, la triiodotironina (T3) y la tiroxina (T4), que regulan el metabolismo o la manera en que el cuerpo utiliza y almacena energía, ejerciendo un rol importante en el crecimiento y desarrollo.

La función tiroidea está controlada por la hipófisis, situada en el cerebro. La hipófisis produce la hormona estimulante de la tiroides (TSH), la cual hace que la tiroides produzca T3 y T4.

Funcionamiento de la Glándula tiroidea

Funcionamiento de la glándula tiroidea durante el embarazo: La gestación es una situación que modifica de forma sustancial la actividad de la glándula tiroidea de la madre.

Durante el primer trimestre de la gestación, el feto depende totalmente del aporte de hormonas tiroideas de la madre ya que no posee un tiroides activo hasta aproximadamente la semana 12 de la gestación.

Las hormonas tiroideas son absolutamente necesarias para un correcto desarrollo embriológico del feto y concretamente del sistema nervioso. La T4 libre participa de forma crucial en la migración neuronal y la correcta construcción del cerebro fetal.

El feto se halla protegido ante un eventual exceso de hormonas tiroideas, pero no ocurre en el caso de una escasa llegada de hormona tiroidea (hipotiroidismo).

Por este motivo es de suma importancia valorar la función tiroidea en el caso de deseo gestacional y antecedentes de patología tiroidea (hipotiroidismo, tiroiditis crónica, tiroiditis post-parto, hipertiroidismo, hemitiroidectomía), historia familiar de enfermedad tiroidea, mujeres con bocio, mujeres con síntomas o signos clínicos que sugieran hipo/hiperactividad tiroidea; incluidos anemia, niveles altos de colesterol e hiponatremia, mujeres con diabetes tipo 1, mujeres que cursen con otras enfermedades autoinmunes, mujeres infértiles, mujeres con historia de abortos o parto prematuro, o mujeres sometidas a radiaciones terapéuticas de cabeza o cuello.

La prolactina es una hormona sintetizada en la hipófisis, una glándula situada debajo del cerebro aproximadamente a la misma altura que los ojos. Su principal función es estimular la producción de leche materna tras el parto.  Producciones anormalmente altas generan una inhibición del estímulo necesario para la producción de hormonas sexuales, causando alteraciones en los ciclos menstruales y, en los casos más severos, ausencia de reglas.

Aunque la hiperprolactinemia se relaciona de forma más importante con anovulación y dificultad para concebir, también se ha asociado con abortos de repetición. Aunque la mayoría de hiperprolactinemias son leves y benignas, no requiriendo un tratamiento específico, es importante un estudio adecuado en todos los casos para descartar la presencia de tumores hipofisarios, que de no ser controlados pueden complicarse con alteración en la producción de otras vías hormonales o incluso con alteraciones de la visión.

El exceso de hormonas masculinas habitualmente se presenta con alteraciones en la regularidad del ciclo menstrual asociado a exceso de vello y acné. La causa más frecuente es el síndrome de ovario poliquístico, aunque es importante descartar la presencia de otras alteraciones endocrinas como la hiperplasia suprarrenal congénita o los tumores ováricos, que pueden presentarse de forma similar pero cuyo tratamiento y pronóstico requieren un enfoque específico.

La diabetes es una enfermedad en la que los niveles de azúcar en la sangre son demasiado altos. La glucosa proviene de los alimentos. La insulina es una hormona producida por el páncreas que ayuda a la glucosa a entrar en las células para darles energía. Con la diabetes tipo 1, el páncreas  no produce insulina, mientras que en la diabetes tipo 2, el tipo más común, el cuerpo no produce o usa insulina de forma adecuada. Sin suficiente insulina, la glucosa permanece en la sangre.

Con el tiempo, tener demasiada glucosa en la sangre puede causar problemas graves. Puede dañar la retina, riñones, cerebro y corazón.  Es frecuente que en mujeres aparentemente sanas el diagnóstico de diabetes se establezca a partir de estudios por infertilidad o por niveles de glucosa anormalmente altos durante el embarazo.

La vitamina D es una substancia soluble en grasa que actúa como señal hormonal en diferentes sistemas del organismo, entre los que se incluyen el sistema nervioso, esquelético y cardiovascular. Se ha relacionado con el correcto funcionamiento del sistema inmune y el crecimiento celular y diferentes estudios han encontrado evidencia de que niveles deficientes de vitamina D en sangre aumentan significativamente el riesgo de ciertos tipos de cáncer, enfermedades autoinmunes, enfermedades neurológicas y diabetes.

En los seres humanos, el receptor de Vitamina D está presente en muchos órganos femeninos, incluyendo el ovario, el útero y la placenta. La forma activa de vitamina D (calcitriol) tiene muchas funciones en la reproducción femenina. Ligado a su receptor, el calcitriol es capaz de controlar los genes implicados en la producción de estrógeno. El revestimiento uterino produce vitamina D en respuesta al embrión al entrar en la cavidad uterina, poco antes de la implantación. Una vez que una mujer queda embarazada, el útero y la placenta continúan produciendo vitamina D, lo que permite organizar las células inmunes en el útero para que las infecciones puedan ser combatidos sin dañar el embarazo. La deficiencia de vitamina D se ha asociado con ciertas complicaciones del embarazo como la hipertensión gestacional, la diabetes o los abortos de repetición.

recomendaciones

Es importante valorar la función tiroidea previamente al inicio del tratamiento de reproducción asistida.

Tanto el hipotiroidismo materno como el fetal tienen efectos adversos graves sobre el feto, por lo tanto, debe evitarse el hipotiroidismo materno.

Si el hipotiroidismo se ha diagnosticado antes del embarazo, se recomienda ajustar los niveles de TSH, hasta alcanzar un nivel igual o inferior a 2,5mIU/L.

A las 4-6 semanas de gestación debe incrementarse la dosis de T4, pudiendo requerir un incremento de 30 – 50% de la dosis.

Si el hipotiroidismo clínico se diagnostica durante el embarazo, deben realizarse los análisis para la evaluación de la función tiroidea tan pronto como sea posible. Debe ajustarse la dosis de levotiroxina para alcanzar concentraciones séricas de TSH por debajo de 2,5mUI/L, durante el primer trimestre (3mUI/L en los segundo y tercer trimestre).

Las mujeres eutiroideas (función tiroidea normal) con autoinmunidad tiroidea en las fases iniciales del embarazo están en riesgo de desarrollar hipotiroidismo; en estas mujeres deben monitorizarse los niveles de TSH.

TESTIMONIOS
Laura y Diana
Laura y Diana
Inseminación artificial con donante

“Excelente trato, grandes profesionales, ¡repetiremos seguro!

La verdad es que nos sentimos muy acogidas por esta gran familia, y el doctor nos encantó!” 

Laia y Raquel
Laia y Raquel
Fecundación In Vitro

“Fuimos por recomendación de otras amigas, y la verdad es que nos dieron la confianza que necesitábamos”. 

Agatha y Montse
Àgatha y Montse
Fecundación In Vitro

“Si no hubiésemos tenido mellizos, habríamos repetido. Encantadas con el Dr. Herrero, las enfermeras y todo el equipo”. 

Olga Vallejo
Olga y Anna
Inseminación artificial con donante

” Sabía que no siempre sale a la primera pero confiaba en que lo conseguiríamos. Y así fue”

post relacionados
vídeos
También te puede interesar
Share This
Contacto

¿Cuando te llamamos?

Quiero:

Acepto Condiciones legales