Hablemos de infertilidad

Hablemos de infertilidad

Entre un 15 y un 20% de las parejas en edad de reproducirse tienen algún tipo de infertilidad. Lo primero, infertilidad no es sinónimo de esterlidad. Hablemos pues de infertilidad.

La infertilidad consiste en la incapacidad para conseguir un embarazo que permita llegar hasta el nacimiento de un bebé. No es técnicamente una enfermedad, sino que está producida por algunos trastornos que afectan al hombre y/o a la mujer, y un tratamiento adecuado permite solucionarla en muchas situaciones.

Causas de la infertilidad

Entre los motivos principales de la infertilidad, hay que hablar de la edad y las lesiones en el útero o las trompas de Falopio, en el caso de las mujeres. Y en el caso de los hombres, es necesario referirse a la poca cantidad o baja movilidad de los espermatozoides.

Hablemos sobre infertilidad

La infertilidad es una fuente de problemas y estrés para las parejas que la sufren. Un hijo es lo que muchas personas más desean y lo que creen que como matrimonio les permite conquistar la plenitud.

Tras pasados unos meses sin conseguir el embarazo deseado, es importante visitar al médico para encontrar la fuente principal del problema cuanto antes y empezar con el tratamiento. Para una pareja, tomar conciencia del problema de infertilidad puede causar un gran impacto emocional. Es importante contar con ayuda psicológica desde el primer instante, antes de que el malestar se agrava hasta derivar en depresión o problemas de convivencia.

A menudo, las parejas con problemas de infertilidad os sentís aisladas, ya que no os sentís a gusto viendo a parejas que tienen hijos, o porque veis niños por todas partes, y os sentís  maldecidos por el destino, que da hijos a personas que no los merecen o no los quieren.

Es habitual sentirse triste y culpable, y si no se dispone de apoyo psicológico, los pensamientos negativos de toda clase van ocupando la mente con mucha facilidad. Es el momento de tratar de estar unidos como pareja, mantener el diálogo y tratar de ser fuertes para solucionar el problema, en lugar de seguir lamentándose.

Ante la infertilidad, lo mejor que se puede hacer es tratar de hacerle frente, de forma directa y con todo el optimismo que tengamos. Hay que buscar además toda la información que tengamos sobre este tema, tratando también de conocer los sentimientos de otras parejas que experimentaron una situación muy parecida a la nuestra, hablando con la pareja, familia y amigos, y por supuesto, dialogando de forma individual o en pareja con un psicológico que conozca bien este asunto.

Vais a oir nuevas palabras, se os llenará la cabeza de tratamientos y de dudas. Para facilitar el proceso y su comprensión, desde el Centro de Reproducción Asistida hemos creado el primer Atlas de Reproducción Asistida, 25 videos explicativos y muy didácticos. Acccede desde aqui.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Llamar