Hipertiroidismo: tratamientos para lograr el embarazo

El hipertiroidismo viene a ser la consecuencia de la disminución de la glándula tiroides. Esto se produce cuando ésta no produce suficientes hormonas y provoca que el metabolismo resulte más lento. Es una enfermedad frecuente que afecta alrededor del 1% de la población siendo más frecuente en mujeres entre 30-40 años.

La tiroides puede definirse como una glándula en forma de mariposa. Se halla situada en la parte anterior del cuello, bajo la manzana de Adán. Ésta produce 2 hormonas que permiten regular el metabolismo del cuerpo: la tiroxina y la triodotironina. Las alteraciones de la tiroides pueden tener influencia en los sistemas orgánicos del cuerpo y son mucho más comunes en las mujeres. Pueden clasificarse en dos grandes grupos: el hipotiroidismo y el hipertiroidismo, que es el que aquí nos ocupa.

Cómo se diagnostican el hipotiroidismo y el hipertiroidismo

Diagnosticar las alteraciones de la tiroides resulta muy sencillo. El médico empieza por examinar el cuello para determinar si tienes la tiroides más grande o más pequeño de lo que sería lógico. También evalúa la piel, el ritmo cardiaco, los ojos, el peso y la temperatura.

Un análisis de sangre permitirá medir la hormona estimulante de la tiroides. Se trata de la prueba más eficiente para diagnosticar tanto el hipotiroidismo como el hipertiroidismo. Un valor muy elevado de TSH (hormona estimulante) indica que se está produciendo un nivel insuficiente de hormonas tiroideas y que se tiene hipotiroidismo, mientras que tener un valor muy bajo de TSH significa que se tiene hipertiroidismo.

Tener un rango normal de TSH es tenerlo entre 0,5 y 3,5 mU/ml. A veces, puede ser necesario el uso de ultrasonido para detectar la presencia de nódulos o irregularidades.

Tratamientos para lograr el embarazo con hipertiroidismo o hipotiroidismo

Podemos controlar el hipotiroidismo con hormonas tiroideas sintéticas, que se administran de manera oral y permiten reponer las hormonas que no se están generando. El médico suele pedir que tomes una dosis baja e ir aumentándola gradualmente hasta que el nivel de hormonas regresa a la normalidad. Un ejemplo de hormonas sintéticas es la levotiroxina.

Para tratar el hipertiroidismo, lo hacemos con medicamentos antitiroideos, que sirven para reducir las hormonas tiroideas que produce tu cuerpo y ayudan también a reducir los síntomas. En ocasiones, puede ser necesario recurrir a la cirugía para remover una parte de la tiroides, en cuyo caso el paciente debe tomar hormonas para el resto de su vida.

Los medicamentos que ayudan a tratar las alteraciones de tiroides poseen un diagnóstico altamente favorable y restablecen la fertilidad en muy poco tiempo.

No obstante, cuando los medicamentos no son efectivos, se puede optar por la fecundación in vitro (FIV), que permite aspirar los óvulos de los ovarios directamente para fertilizarlos e implantarlos posteriormente en el útero de la mujer.

Deja tu comentario

Debes estar conectado para dejar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Llamar