Madre soltera : ¿estás a punto?

Has decidido que ha llegado el momento, que no puedes esperar más ni luchar contra ese intenso deseo de ser madre. No necesitas una pareja, necesitas vivir la maternidad. Pero, ¿has sospesado todo lo que implica?

A continuación te planteamos unas preguntas básicas para ayudarte a valorar y analizar qué significa llevar a cabo una maternidad en solitario, sobretodo si has decidido hacerlo mediante la reproducción asistida.

¿Con qué recursos económicos cuentas?

Es importante que hagas cuentas de tus recursos económicos,  tanto a la hora de llevar a cabo el tratamiento de reproducción asistida, como una vez que haya nacido tu bebé.

¿Te has planteado la posibilidad que precises óvulos de una donante?

La mayoría de mujeres solteras que acudís a un centro de reproducción asistida tomáis la decisión cuando escucháis con atención vuestro reloj biológico, y a veces es demasiado tarde y tenéis que recurrir a la ovodonación. Pensar sobre tus sentimientos al respecto y hablarlo con personas próximas te ayudará.

¿Te acompañará alguien durante el tratamiento?

Hay mujeres que vienen solas y no pasa nada. Otras llegan acompañadas de su hermana, amiga o madre. Lo importante es que tu te sientas cómoda y apoyada.

¿Cómo organizarás el día a día?

Dos manos no son suficientes, a veces, ni siquiera lo son cuatro manos. Habla con tu familia o quienes tengas cerca sobre su disponibilidad y ganas de ayudaros. El principal reto de una madre soltera es la logística y la cuestión económica.

Has de saber que las madres solteras tenéis a vuestra disposición una serie de ayudas públicas una vez ha nacido el bebé. Fundamentalmente existen dos tipos de ayudas a las que pueden optar las familias monoparentales en general y las que tienen a la cabeza a una madre en solitario en particular: las que ofrece el Estado (se pueden consultar la guía de ayudas sociales y servicios para las familias, y las que establecen las distintas comunidades autónomas a nivel general y, dentro de ellas, algunos ayuntamientos.

En Cataluña desde el  2009 hay un carnet de familia monoparental al que tienen acceso las madres sin pareja con hijos a cargo; divorciadas que no reciben la pensión del ex marido; viudas con menores a cargo y mujeres con hijos que han sido objeto de abandono o violencia machista.

Entre las ventajas que tiene este carnet destacan el tener prioridad en los criterios de admisión a los colegios; acceso a becas y ayudas; rebaja del 50% al acceder a la universidad; ayudas para pisos protegidos (de hasta 8.900 euros, en función de la renta familiar); una ayuda por niño de 745 euros anuales hasta los 6 años; descuentos en el transporte público similares a los de las familias numerosas; bonificación en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI); y ventajas en el acceso a guarderías, entre otras.

 

Deja tu comentario

Debes estar conectado para dejar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Llamar