Madres tardías: el efecto sobre inteligencia cognitiva del hijo

Los niños nacidos de madres más mayores tiene más probabilidades de ser más inteligentes que los nacidos de madres más jóvenes. Esta es la conclusión a la que ha llegado un estudio de la London School of Economics and Political Science(LSE) y el Max Planck Institute for Demographic Research (MPIDR). Se observa una reversión de los resultados de hace 40 años en la inteligencia de los niños en relación a la edad de las madres que los alumbran.

Los investigadores se basaron el los datos de tres estudios del  Center for Longitudinal Studies de la London’s Global Univeristy a largo plazo en el Reino Unido:  un estudio del desarrollo infantil iniciado en el año 1958, un estudio de 1970 y el   Millennium Cohort Study publicado en el 2001.

El nuevo estudio muestra una reversión de la situación respecto al 1970, cuando los hijos nacidos de madres de entre 25 i 29 años tenían más probabilidades de obtener mejores resultados en las pruebas de habilidad cognitiva que los hijos nacidos de las madres que eran 10 años mayores. La capacidad cognitiva de los niños se evaluó cuando tenían entre 10 y 11 años.

En el estudio del  2001, los resultados se invirtieron respecto a los estudios anteriores, aunque fueron similares para los niños nacidos de madres de más de 40 años.

Actualmente, un numero creciente de mujeres tienen su primer hijo a una edad avanzada, hecho que está relacionado con que los progenitores tiene un mejor logro de pruebas de habilidad cognitiva. Sus primeros hijos tienen más recursos y reciben más atención de sus padres que los hermanos nacidos después.

En el pasado, las madres de entre 35 y 39 años, tenían a su tercer o cuarto hijo, pero hoy en día, muchas de estas madres tienen a su primogénito. Ello implica que pueden dedicarle más recursos económicos, tiempo y atención.

El estudio también indica que las madres de mayor edad en los últimos años tienden a tener más recursos, mejor educación y ocupación, y una probabilidad menor a fumar durante el embarazo.

Los investigadores observaron que las características sociales y económicas de las madres de los 70s y las de ahora, eran similares. Ello les llevó a la conclusión que la edad de la madre era la razón de las diferencias cognitivas entre los dos grupos, y no las variables socio económicas.

 

Deja tu comentario

Debes estar conectado para dejar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Llamar