Qué es la calidad de los embriones

Uno de los puntos más complicados de comprender cuando estas en un tratamiento de fecundación in vitro son las siglas que se utilizan para determinar la calidad de los embriones. 

La complicación no sólo se encuentra en el paciente, sino que también la podemos encontrar en el embriólogo, puesto que debe tener suficientes recursos para explicar las diferentes calidades de manera comprensible para el paciente.

La Asociación para el Estudio de la Biología Reproductiva (ASEBIR) estableció en 2007 una clasificación con cuatro categorías dentro de las cuales se clasifican los embriones antes de su transferencia. Esta clasificación está basada en los resultados obtenidos de estudios multicéntricos realizados en centros de reproducción nacionales y en la literatura científica publicada. En base a ellas, las cuatro categorías que se establecen son:

Categoría A: Embrión de óptima calidad con máxima capacidad de implantación.

Categoría B: Embrión de buena calidad con elevada capacidad de implantación.

Categoría C: Embrión regular con bajas posibilidades de implantación.

Categoría D: Embrión de mala calidad con muy pocas posibilidades de implantación.

 

El sistema de clasificación embrionaria y la implantación

Las probabilidades de implantación de los embriones tienen que ver con dos grandes factores: el embrión y el endometrio.

El potencial implantatorio de los embriones está influido por tres aspectos:

  • La carga genética: cómo están los genes que los componentes.

  • El aspecto morfológico.

  • La sincronía en el desarrollo embrionario.

En los tratamientos de reproducción asistida estándar, no se hace un test de selección embrionaria – diagnóstico genético de los cromosomas-. Es un tratamiento que tiene que estar indicado en los casos concretos por la invasividad de la técnica. Por este motivo, la selección embrionaria se hace teniendo en consideración dos elementos fundamentales: la sincronía en el desarrollo embrionario y el aspecto morfológico.

El potencial implantatorio de un embrión que ha logrado desarrollarse hasta el quinto día es mayor a la de un embrión que ha llegado al tercero, de modo que la tasa de implantación se ve aumentada ligeramente, ya que la selección embrionaria es más precisa.

Qué riesgo existe de embarazo múltiple

De acuerdo con los datos, una transferencia de 2 embriones en un día 5 de desarrollo embrionario implica la probabilidad de gestación múltiple de hasta el 25%.

El objetivo de los tratamientos de fertilidad consiste en conseguir un embarazo saludable y un bebé en casa. Lo mejor es que se transfiera un solo embrión en día 5 (blastocito) por al menos 2 razones. Si se transfiere en día 5, se puede seleccionar eficientemente los embriones con más potencial y subir la tasa de implantación.

Transferir un embrión nos ayudará a evitar gestaciones múltiples, que en determinados casos pueden resultar de riesgo. Por este motivo, lo recomendable es que se transfiera 1 embrión para que se disfrute al máximo un período tan bonito como el embarazo.

 

Deja tu comentario

Debes estar conectado para dejar un comentario.

Llamar