Reproducción asistida en España: 7% de los nacimientos

Reproducción asistida en España

29.366 son los bebés que han nacido en España gracias a la reproducción asistida. Hay que sumar a los 6982 nacieron fuera de España, pero fueron concebidos en una clínica española. Son datos del 2015 del  Registro Nacional de Actividad de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) que se han presentado esta semana en el 32 Congreso en Madrid.

Son 36.318 bebés fruto de la reproducción asisitida, que  supone un 7% de los nacimientos nacionales si se tiene en cuenta la cifra del Instituto Nacional de Estadística (INE) de recién nacidos vivos en ese año: 420.290. Además, ello conlleva un incremento del 9% en tratamientos de reproducción asistida respecto a 2014.

Estas cifras sitúan a España a la cabeza europea de la reproducción asistida y en tercera posición mundial, solo después de EE UU y Japón. En el 2015 se realizaron más de 166.000 tratamientos de fertilidad al año, de los cuales 127.809 son ciclos de reproducción asistida.

Estas cifras corresponden al grado de excelencia de los profesionales españoles así como a los avances en la investigación. Hace 40 años que nació el primer bebé por fecundación in vitro, y se están realizando tratamientos, mediante el Diagnóstico Genético Preimplantacional, que en el 1978 eran ciencia ficción. Las nuevas tecnologías, nos permiten seleccionar mejor los embriones, con lo que logramos evitar los embarazos múltiples mediante la transferencia de un único embrión.

El nacimiento de un bebé sano

Los 1.200 profesionales que han asisistido al congreso de reproducción asistida coinciden en que el objetivo último de todo tratamiento de fertilidad es el nacimiento de un bebé sano y no el de retrasar la maternidad. Es posible conseguir el embarazo a los 60 años, pero los riesgos que implica se disparan de forma exponencial: sobrecarga cardíaca, pulmonar, renal o las complicaciones de la gestación (desprendimientos de placenta, preclampsia, hipertensión). Un bebé sano, tiene que ir acompañado de una madre sana.

Aunque en España no existe una ley que establezca el límite de edad para someterse a un tratamiento de reproducción asistida, los profesionales tienen un acuerdo tácito – a partir de una recomendación de la SEF- de no realizar tratamientos de fertilidad a mujeres mayores de 50 años.

El futuro de la reproducción a debate

Para los expertos, el porvenir de la reproducción pasa por acabar con las todavía abultadas tasas de embarazo múltiple –que se sitúan en un 19% en tratamientos con óvulos propios según las cifras de 2015– y que suponen un riesgo tanto para la madre como para su descendencia, y hacer de la medicina reproductiva un aliada en la planificación familiar, tanto en materia de fertilidad como en materia genética.

Dr. Herrero: “Una transferencia de más de un embrión, no significa mayor probabilidad de embarazo”

Si bien es cierto que las tasas de embarazo múltiple descendieron un 5% entre 2010 y 2015, todavía se sitúa en un valor muy por encima de lo deseado por la comunidad científica. La selección embrionaria está avanzando muy rápidamente para mejorar este dato y para que la transferencia del mejor embrión tenga como consecuencia el parto de un recién nacido vivo sano.

Una transferencia de más de un embrión, no significa mayor probabilidad de embarazo“, explica el Dr. Herrero, “con los nuevos incubadores time lapse, y el DGP, estamos en condiciones de transferir un único embrión con unas expectativas más que razonables“. Los estudios también  indican que no existe una diferencia significativa entre las transferencias en fresco a las vitrificadas, con lo que si fallase la transferencia de un primer embrión, tenemos las mismas probabilidades de éxito con la transferencia de un segundo embrión criopreserevado.

Frente a la edad, prevención

La tasa de fecundidad de España (1,2 hijos por mujer) es la más baja de toda Europa junto con la de Italia. Según los últimos datos del Registro SEF 2015, en los que la edad media de la paciente se situó en 37 años, el 47% de los ciclos de fecundación in vitro (FIV) con ovocitos propios se realizó a pacientes de entre 35 y 39 años. Y el 67% de las FIV con donación de óvulos fueron tratamientos de pacientes mayores de 40 años.

La preservación de la fertilidad se plantea como un tratamiento de prevención que permite reducir en el futuro problemas reproductivos complejos y la necesidad de recurrir a la donación de óvulos. Además, la congelación de óvulos ha despuntado en el último registro con un incremento del 27% respecto al año anterior (2014-2015).

Pero la caducidad de la fertilidad no es solo una cuestión femenina. Muchos estudios ya hablan de los problemas de los padres mayores.

Fuente: Agencia Sinc

¿Necesitas ayuda?

¿Cuando te llamamos?    

Tratamiento:

Quiero:

He leído y acepto las Condiciones de uso  

Deja tu comentario

Debes estar conectado para dejar un comentario.

Llamar