Nadia y Jose: embarazo por ovodonación

embarazo por ovodonación

La vida, a veces,  tiene unos caminos que no cobran significado hasta el final. Desde que se conocieron, cuando Nadia y Jose hablaban de formar una familia, lo hacían desde el convencimiento que recurrirían primero a la adopción internacional, y posteriormente a la biológica. Sin embargo, la realidad se acabó imponiendo a la ficción.

Queremos explicaros su historia, por toda la fuerza que desprende, y los entrevistamos en su casa. Nadia está embarazada de 32 semanas, el camino no ha sido nada fácil. Han conseguido su sueño gracias a la ovodonación, la donación de óvulos.

Jose: Cuando llegó el momento, teníamos poco más de 30 años, e iniciamos los tramites de adopción. El proceso se dilataba, pero no nos estresabamos, proque creíamos que era algo que ya vendría. Hasta que el país que habíamos elegido, cerró las adopciones y tuvimos que afrontar la realidad. Teníamos más de 35 años, iniciar otro proceso de adopción podía suponer 5 años más de espera.

Nadia: Nos lo tomamos con calma, tenía claro que quería ser madre antes de los 40. En la revisión ginecológica de los 37 años, mi reserva ovárica estaba bien, así que decidimos esperar un poco más. Sin embargo, a los 38 cayó en picado y me diagnosticaron baja reserva ovárica.

Cuando fuisteis al Centro de Reproducción Asistida, ¿qué soluciones os plantearon?

Jose: “El Dr. Julio Herrero fue muy franco y realista. Podíamos hacer 3 ciclos de FIV para intentar conseguir suficientes óvulos de calidad y aspirar a un 5% – 20% de probabilidades de embarazo. O podíamos ir directamente a ovodonación.”

Nadia: “Aunque sí es cierto que nos habíamos planteado adoptar, y el vínculo biológico no era tan importante para nosotros, me costó aceptarlo y me pasé toda la tarde llorando. Enseguida llamé a mi madre y a un par de amigas, con las que charlamos largamente sobre mis sentimientos”.

¿Cómo trabajasteis ese sentimiento, ese duelo biológico? 

Nadia: “La verdad es que inicié una terapia con una psicóloga, que me fue muy bien. También me ayudó el libro de Samantha Villar, “Madre hay más que una”, donde se abre totalmente y explica su vivencia como madre de mellizos por ovodonación.”

Jose: “Para apoyarla, yo le propuse que utilizásemos semen de donante. Así, el bebé no seria biológicamente de ninguno de los dos. Pero ella, se negó”.

Nadia: Al principio me preocupaba la parte física, y quería que por lo menos se pareciese a él.

Lo más duro ha sido afrontar el duelo genético, pero hemos tenido todo el apoyo que hemos necesitado

¿El embarazo te ha cambiado? ¿Ya no te preocupa la carga genética de la donante de óvulos?

Nadia: La psicóloga me planteó un ejercicio muy interesante. Tuve que hacer una lista de las cualidades que me gustaría que tuviese mi hijo. Cuando terminé de escribirla, vi que ninguna de ellas tenía nada que ver con sus características físicas. Quería que fuese buena persona, amable, feliz, empatico, con sentido del humor, etc. No me preocupan los genes que pueda heredar de la donante, sé que nuestro hijo tendrá nuestros gestos y nuestros valores. Lo que verdaderamente me preocupa es como ha sido tratada la donante y el tabú social que existe entorno a la ovodonación”

¿Y cómo crees que viven todo el proceso las donantes de óvulos?

Nadia: La verdad es que pasar por una donación de óvulos no es baladí. Tienen que comprometerse con el tratamiento, llevar una vida ordenada y sana, y medicarse para estimular la ovulación. No es algo que pueda hacer cualquiera, desde luego. En el centro de reproducción me dieron confianza plena en todo el proceso y la selección de las candidatas.

¿Pero vosotros queréis mantener el anonimato? ¿Por qué?

Jose: Lo hemos hablado mucho. Pensamos que debemos preservar la intimidad de nuestro futuro hijo hasta que él decida si quiere explicar o no su origen biológico. Evidentemente, en las consultas médicas debemos explicarlo, pero no le incumbe a nadie más.

Nadia: Por experiencia sé que las madres por ovodonación necesitamos conocer a otras mujeres que han pasado o están pasando por el mismo proceso, por eso estamos aquí ahora hablando contigo. Pero como madre, también sé que hay decisiones que incumben también a mi hijo. No tendremos ningún problema a la hora de explicarle que otra mujer nos ayudó a concebirlo, lo haremos poco a poco y adecuando la información a su edad.

Esperamos que testimonios como el de Nadia y Jose ayuden a “desestigmatizar” la ovodonación. ¿Sabes que en el 2015 nacieron en España más de 4700 bebés gracias a la donación de óvulos, según datos de la SEF?

Si quieres tienes alguna duda o quieres contactar con otras madres por ovodonación, escríbenos.

 

 

% Comentarios (2)

Hola. Ayer me hice una transferencia embrionaria con donante d e óvulos y esperma pues soy soltera y sin pareja. Tomar esta decisión ha sido durisimo pero era la única alternativa que tenía a la maternidad pues es mi novena transfer día y tuve un aborto hace dos años.
Por momentos no quiero que esto vaya adelante me siento egoísta trayendo un niño al mundo sin pasado y no creo que se lo merezca, por otro lado el renunciar a mis genes y a no poder reconocerme en nada de ese niño me llena de frustración. Temo que sea feo, si feo. Llamamenme como quieran pero no lleva nada mío…, tb siento que actuo en contra de mis principios pues la donación de óvulos no deja de ser un tráfico con cuerpos y vidas humanas donde unos pocos se lucran y otras, las donantes y las receptoras pagamos un precio alto.
Concozco el caso de dos mujeres que donan óvulos y las dos son madres jovenes, las dos lo hacen por necesidad. No hay más explicación ni romanticismo que ese, a una de ellas de hecho ya no le dejan hacerlo más porque ha cubierto su cupo.
A mi sin embargo me han cobrado 11400€ y si no va adelante, me cobrarán otros 2000 por cada transferencia que dicho sea el caso no voy a repetir.
Se que si esto sale, lo querre, pero animo a todas las mujeres a que sean madres antes de los 35 y a los gobiernos a que fomenten la natalidas

COMO PUEDO SUPERAR EL DUELO GENETICO?

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Llamar