Testimonio sobre la ovodonación

Hay una noticia que no nos gusta dar:  la ovodonación. Pero como especialistas sabemos que es el camino con mejores resultados hacia la maternidad cuando no hay otra opción.

Ofrecemos toda la información médica, contestamos todas vuestras dudas, pero sabemos que hay una parte que necesitáis hablar con otras mujeres que ya han pasado por el proceso, y que pueden daros su testimonio sobre la ovodonación. Esta semana hemos hablado con Marisa, éstas son sus palabras.

No fue fácil. No sé si mi instinto maternal se activó tarde o fui yo quién llegué tarde a decidir que ya había llegado el momento de ser madre. Lo único cierto era que tras varios abortos de repetición decidimos consultar a un especialista. El resultado, para mi una sentencia: la calidad de mis óvulos no era la adecuada. La solución: ovodonación. Renunciar a compartir mis genes.
Me quedé en shock. Tardé muchísimo en reaccionar. Me negaba la realidad. Visitamos varios especialistas y centros de reproducción asistida, en busca de una respuesta positiva: sí, Marisa, tus óvulos son buenos. Pero esa noticia jamás llegó.

 Tenia 41 años, había alcanzado el éxito profesional, y lo que más deseaba en este mundo, no podría alcanzarlo: no podría reconocerme en mi bebé. Me sentía muy triste, tenía una constante sensación de vértigo y de vacío. Llegamos a plantearnos la adopción, como alternativa, pero las expectativas no eran muy favorables.”

Marisa está embarazada de 28 semanas, será una niña – Manuela- y sale de cuentas para San Juan.

“Con apoyo terapéutico trabajé qué significaba para mi ser madre y me di cuenta que la parte biológica era importante, pero más importante era ser madre, poder vivir el embarazo.
Al principio tenía miedo de no sentirme su madre, tenía miedo de no quererla lo suficiente. Cada vez que noto que se mueve dentro de mi, me pregunto cómo será, si será como Javier, o si por casualidad se parecerá algo a mi.

Afortunadamente el Dr. Herrero me ofreció la posibilidad de hablar con otra mujer que era madre gracias a una ovodonación, y sus palabras y su experiencia me ayudaron a seguir. Gracias Maite. “

Marisa, por nuestra experiencia sabemos que Manuela tendrá tu sonrisa, tendrá tu mirada y tendrá más amor del que puedas imaginar.

Deja tu comentario

Debes estar conectado para dejar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Llamar